2017 01 20 Pues sí, va con segundas

 

2017 01 20
Pues sí, va con segundas. Una adicción innecesaria es y será, espero que por mucho tiempo; mi rincón donde guardar mi palmarés de carreras populares y paquetes de tabaco. Si, una de las dos me la tendré que quitar. Una de las dos me va a matar o bloquear o atrofiar… Seguro que si alguno lee esto dirá que el paquete de tabaco. Yo, a día de hoy, no estoy tan seguro de que sea esa la causa de mi muerte.
Obviando esta discusión para entradas posteriores, quiero hacer este otro blog para tener bien ordenadito mi armario. Como no soy muy materialista, guardo recuerdos. Es verdad que muchas habrá que no tenga ni eso. Tengo memoria de pez y este blog, aunque lo comparta en la nube, es por y para mí.
Me gustaría poder contarle a alguien importante que dejé una de las adicciones y poder contárselo con detalle y pruebas fehacientes.
Que así sea y bienvenid@s a mi blog.

Es lo que tiene la meseta castellana

19224987_1675524812754338_4571035569462547355_n

2017 06 19

Es lo que tiene la meseta castellana, es muy basta en terreno pero hay poca gente. No se puede pretender que haya 7 u 8 carreras populares y en todas haya alta participación.

Eso ha pasado este fin de semana. Mis nulos compromisos sociales me hacen ser uno de esos privilegiados que pueden asistir a casi todos los eventos (carreras populares). Descartando por salud la Media de Campaspero y por ignorancia la monumental de Palencia, pude asistir a 3 carreras de menos de 10 kilómetros cada una este fin de semana.

La primera a escasos metros de mi casa, en el barrio de Pajarillos. 10ª LEGUA CONTRA EL NARCOTRÁFICO. Nunca defrauda, es rápida y la gente lo sabe, aunque el calor apremiaba ya a las 11 cuando se dio la salida, sabía que era en la que podía apretar. Empecé dudando y muy atrás, saludando y haciendo el paripé como siempre; pero fui cogiendo el ritmo y me encontraba bien. Al final no pude bajar de 4´10” pero me supo a gloria.

Un par de refrescos y para casa. El calor hacía imposible disfrutar de la siesta, así que después de un paseo con mi hermana viendo los clásicos de Renault en la Acera Recoletos, cogí el coche y a Medina de Rioseco. 39º CROSS DE SAN JUAN. Ésta iba a ser más dura. Con el calor y la ardiente brisa que se respiraba a las 19:30 h., los 9,8 kilómetros se iban a hacer muy largos… y así fue.

Sin título.png

A pesar de salir bien, había olvidado por completo tomar sales después de comer y sin llegar a acalambrarme, sí que sentía demasiado los gemelos. Pasado el ecuador de la prueba bajé el ritmo. A pesar de hidratarme bien no me respondían las piernas. La pesadez que sentía era bárbara y pasé de ritmos aceptables a ritmos de entreno baratos. Es lo que tiene mi adicción innecesaria… pasa factura de vez en cuando y en Rioseco me la jugó. El calor insoportable y mi tara hicieron que deseara acabar la prueba antes de tiempo. Sin ánimo de nada más y felicitando a los campeones me despedí y me volví a Valladolid con más pena que gloria.

El domingo ya me lo tomé como un regalo. La 4ª C. P. ALDEAMAYOR GOLF fue un paseo por el campo de golf, más que una carrera. Salí acompañando a Pablo (compañero de Renault) y a Rubén (excompañero de Zener). A ritmos bajos, mis piernas se sentían cómodas y tuve la oportunidad de compartir un buen rato con ellos. Allí estaba el master de @solorunners José Ángel Ruiz Serrador que después de los 100 kilómetros en Santander venía a acompañar a una amiga y el keniata del equipo, Pedro Pablo Pérez Espartero que fue a “tol dar”, como él sólo sabe, quedando segundo de su categoría. Al retrasarse la salida, por causas incomprensibles; los casi 7 kilómetros se hicieron dolorosos para algunos corredores. Yo me encontré a un chaval a menos de un kilómetro para la meta, mareado y tuve que parar. El calor fue insoportable y esforzarse más de la cuenta pasó factura a más de uno.

19260282_2295884313969982_5648856239481800181_n.jpg

Y aquí viene mi crítica. Los runners de mierda solemos madrugar más el fin de semana que entre semana. ¿Por qué no se adaptan los horarios, ya no al caloret, sino a los propios corredores? No digo correr a las 7 de la mañana, 9:30… No, a las 11 de la mañana con 32⁰ o a las 20:30, incluso 21:00 que se ve de sobra.

Esto no lo digo por mí, a mí me da lo mismo; entrecomillas yo entreno y puedo aguantar una carrera de 10 kilómetros a 40⁰ (regulando y sabiendo lo que me puede ocurrir porque lo he entrenado), pero como se llaman POPULARES… implica que las puede correr todo el mundo y no. Si además hacen porque sean épicas, pues menos.

No es sólo mi opinión. En el cross de Rioseco no llegamos a 50 personas corriendo, siendo un pueblo donde hay un equipo de triatlón y sobre todo, mucha afición al deporte sano. Hablando con alguno de por allí, habían pedido al Ayuntamiento aplazarla al domingo con la fresca, pero no aceptaron. No entiendo las motivaciones o intereses que pueda haber en que de un año a otro baje la participación por motivos tan lógicos como el alto grado de golpes de calor y mareos causados por las altas temperaturas y no se ponga ningún remedio para ello.

Los más damnificados al final somos los corredores que aparcamos ciertas carreras por motivos de salud y bienestar… y no olvidemos que esta fiebre del running no es más que eso, ganas de estar más saludable y pasar un buen rato con amigos.

Sin más, ahí lo dejo… que entro de tarde a trabajar y eso es obligatorio, a pesar de las condiciones climatológicas y demás circunstancias ajenas a la paliza que me voy a dar.

Feliz semana…

 

III Trail Cortados de Cabezón

IMG-20170611-WA0010

2017 06 17

III Trail Cortados de Cabezón

Fecha: 2017 06 11

Hora de salida: 09:30

Distancia: 14000 metros (aprox)

Tiempo: 01:25:02

Puesto: 14

Dorsal: 114

Categoría: VAM  5

 

14 kilómetros de puro infierno. No exagero para nada. Lo de la ola de calor sería un piropo para la mañana que hizo en Cabezón el pasado domingo.

Ni una gota de aire, ni un resquicio de frescor… la organización puso todo su empeño para refrescarnos (redoblaron los avituallamientos) dadas las condiciones y aun así hubo varios abandonos (sin mayores consecuencias).

Hubo valientes que hicieron ese día 25 kilómetros. Yo, por causas que aún desconozco; fue razonable y elegí hacer 14.

Pero me lo tomé a pecho y corrí. No suelo hacer esto en las carreras. Dosifico y normalmente al final intento exprimirme un poco más. Esta vez no. Esta vez salí a ritmo de los de cabeza y al kilómetro, en la primera subida ya me colocaron en mi sitio. No es que bajara el ritmo, que también; simplemente los buenos siguieron a su buen ritmo y yo seguí a mi mejor ritmo.

La sorpresa fue cuando llegamos al punto donde nos separábamos los cobardes de los valientes. Ahí @nachotrota me dijo que íbamos entre los 10 primeros casi fijo. Yo flipé, éramos pocos participantes pero esperaba ir más atrás.

A lo largo de los kilómetros me fui dando cuenta que iba con @nachotrota y joder!!! ¡Este tío va a 4 en las llanas, igual tenía razón! Nos íbamos animando mutuamente y con él y otros dos nos fuimos encontrando en todos los avituallamientos hasta final de carrera. Ninguno de los 4 bajaba el ritmo, quizás yo en una de las subidas me descolgué un poco, pero en la bajada (que se veía según subías) les alcancé. Así hasta el final. En las subidas me clavaba, como siempre y en las bajadas tenía que frenarme. Llevábamos demasiado tiempo juntos como para dejar el grupo en tan pocos kilómetros que eran.

El calor se hacía más llevadero en compañía y hasta tenía aliento para animar (durante los 14 kilómetros). Ir al lado de Nacho me daba mucha moral. Hubo mucho falso llano y le aguantaba el ritmo bien a pesar de los dolores de ciática que no me abandonaron. Modificando mi zancada, aguantaba e incluso superaba por momentos a mis 3 compañeros.

El final, después de una bajada vertiginosa y divertidísima; era en cuesta. Llegamos hablando los 4 y Nacho nos invitó a entrar de la mano juntos. La verdad es que había guardado un poco para esa subida, pero no me importó. Si no llega a ser por él, seguro que hubiese bajado el ritmo en muchos tramos de la carrera, me motivó y mucho su presencia a mi lado durante toda la carrera. Y sé de sobra, que yendo solo, me hubiese dejado llevar en vez de apretar los dientes.

No se nos dio mal y al final entramos a sólo 15 minutos del primer clasificado, todo un megacrack con un futuro por delante espléndido; @hectortrail19 que estaba sonriente recibiendo los halagos de los que íbamos llegando.

El resto como siempre no, mejor. Mis compis de equipo arrasaron y se llevaron todo ese día. Cervezas y sol mientras remojábamos los pies y para casa tan pichi.

Un esfuerzo que me dejó muy buen sabor de boca a pesar de que el infierno de los Cortados de Cabezón hiciera todo lo posible por resecarnos la garganta.

Excepcional organización que reaccionó ejemplarmente redoblando esfuerzos para refrescar el Infierno. Sencillamente ¡ejemplar!

Tengo que reconocer que no me decidí a correrla hasta el último momento y tengo que reconocer, que no me equivoqué en mi decisión de correrla a tope. Da gusto esta carrera, de lo más bonito que se puede correr en 15 kilómetros a la redonda de mi ciudad.

 

2017 06 13 Hoy toca test de miles

20170527_112724

2017 06 13

Hoy toca test de miles. Para ir cerrando la temporada y en vistas de la siguiente, nuestros entrenadores hoy nos hacen un test para comenzar la temporada que viene con algún dato más fiable de nuestro rendimiento en el futuro.

Es verdad que mucha gente parará en verano por distintos motivos. No creo que sea mi caso. Mi afición no es al atletismo, sino al runneo… Me explico, ni soy CR7 ni Bolt ni Luis Alberto. Yo no preparo carreras ni temporadas ni leches en vinagre.

Corro porque sí. Es verdad que igual paro un poco en verano pero más por tema compañía que por otra cosa. Así de primeras, estoy apuntado a 3 carreras de aquí a finales de Julio (una de 10, otra de 25 y otra de 45 kilómetros)

Si me pide el cuerpo descanso, se lo daré; pero no porque haya acabado la temporada para mí sino porque a veces, escucho a mi cuerpo; y las menos le doy lo que me pide.

Ayer precisamente fui al fisioterapeuta y aunque podría haber ido a descargar algo las piernas, prioricé mi trabajo y me decanté por mi dolor crónico del nervio ciático, que como presumía, lo tenía bastante olvidado y consecuentemente cargado y dolorido.

Al empezar de noche esta semana, el masaje repercutió en mi palidez y malestar general en mi jornada laboral. De hecho, son las 10 de la mañana y estoy demasiado despierto para haberme ido a la cama a las 7.

Mi cuerpo al pararlo se resiente, lo tengo comprobado. Y aunque ayer por la noche con los dolores no pensaba llevar a cabo el test, al levantarme he dicho ¿por qué no? No te digo que me dé igual el resultado, pero tengo claro que no pienso cambiar de grupo. Tengo claro que mis compañeros y entrenadores van a ser los mismos… será mejor tener una base real de mis posibilidades aunque cojeé, que seguir engañando al cuerpo con el dichoso Enantyum cada vez que me sobreesfuerzo.

No os conté pero hace menos de un mes, justo antes de hacer mi primera maratón de montaña; el equipo, en un gesto que nos honra; hicimos un entrenamiento solidario realizando una maratón por equipos. Consistía en hacer varios kilómetros cada uno, de manera alterna o seguida. Yo opté por hacer 4 miles intercalado con otros dos compañeros.

Mis tiempos no fueron malos pero tampoco buenos. El circuito era enrevesado y de arena, para mi gusto un poco suelta. Las continuas curvas a izquierdas hicieron que apareciera mi dolor crónico mucho antes de lo necesario, así pasé de un primer mil ya jodido a 3´31” a los 3 siguientes clavando los 3 en 3´45”.

Sé que hoy va a ser lo mismo. Las curvas en la pista son siempre de izquierdas y eso merma mi rendimiento (o por lo menos, aparece el dolor antes de tiempo). No sé si haré si quiera el calentamiento con todos y si lo hago va a ser muy lento. Quiero probarme y no quiero joderme más. No tengo idea de cuál puede ser mi rendimiento hoy después de la tralla de estos dos últimos meses y más después de haberme tomado un pelín en serio la última carrera (que luego os contaré).

De momento mi espalda (ahora sentado escribiendo frente al portátil) pide calma, mi lado izquierdo está tenso y cargado a pesar del masaje de ayer (o por el masaje de ayer). No tengo idea de que saldrá, pero seguro que disfrutamos de una tarde genial en las pistas de Río Esgueva.

Sin más me despido y mañana (si puedo sentarme a escribir) os cuento lo que pase.

La otra crónica del Trail Riaza Challenge.

trail-riaza-recorrido-20km-esquema

2017 06 04

La otra crónica del Trail Riaza Challenge.

Hoy vamos a ponernos algo más técnicos.

Sé que la cagué corriendo con las Raven de Adidas. No porqué sean malas zapatillas, ayer fue la primera vez que vi a tanta gente con ellas en varias versiones; sino que el tiempo meteorológico y mi propósito de ir rápido mermaron mucho por usarlas.

No es por poner excusas baratas. Desde el kilómetro uno se sintieron las zapatillas. Literal. Se oían desde Riaza en mi pueblo los zapatazos que pegaba al bajar por la zona asfaltada del pueblo. Luego es verdad que al principio de la bajada ayudaron a que la pizarra se desmembrara y fuese todo más seguro, pero en el último repecho antes de llegar a la meta; su suela Continental pesaba como si llevara dos neumáticos de la misma marca en cada pie.

Quizás no es demasiado técnico, pero la corpulencia de estas zapatillas, en momentos en que sabes que puedes ir más rápido (por tiempos, entrenamientos y demás) pesa más en la cabeza que en las piernas. Sabiendo que las Bushido desgastadas estaban aparcadas en el asiento de atrás del coche, ¡lima la moral de cualquiera!

Ayer todas las previsiones eran de tormentas y lluvias esporádicas en la zona central de mi querida España. Fue esa la razón por las que la elegí. El principio de la bajada (kilómetro 10) era “técnica”, con bloques de pizarra que hacían el terreno irregular y traicionero sino te clavabas bien. Ayer no llovió ni una gota y me ardieron los talones al bajar por esa pendiente tan abrasiva. Llegué al segundo avituallamiento con un calentón en los talones que nunca había sentido.

Es verdad que bajé condicionado por haber dejado pasar a muchos que tenían menos ritmo que yo, mientras hacía de cheerleader de mis compis de equipo en la cima. Mi ritmo era más rápido y no era buena zona para adelantamientos suicidas. Pequé mucho de talonear al principio de la bajada, para frenar mi ritmo natural (un poco más vivo) y la suela hizo su trabajo. Frenó de lo lindo a costa de mis talones. Igual con las Bushido hubiese tenido problemas más graves (talón de Aquiles o similar) pero no lo pude comprobar, llevaba las Raven.

Cambiando de tema. Ayer era un Trail de semi-autosuficiencia, tenía dos avituallamientos escasos y yo llevé un gel en el bolsillo de mi malla. Antes de empezar la carrera un sobre de Enantyum para mis dolores recurrentes de piramidal (o espalda o pestañas o ciática o de amores) y para adelante. No fue mal a pesar del calor, pero otra vez me equivoqué en la indumentaria.

La humedad del terreno y el calor encharcaron mi camiseta de tirantes del equipo. Y os puedo asegurar que pesaba. De hecho, en los últimos kilómetros la tuve que meter por la malla, muy a mi pesar; pero al correr el peso de la camiseta empapada molestaba. Seguro que es mejor cualquiera de las camisetas con mangas que llevaba del equipo, pero no me gusta tener la marca de ciclista y no me siento a gusto por las posibles rozaduras en mi sobaco. Quizás es hora de serigrafiar alguna camiseta de tirantes que tengo o recortar alguna de las del equipo. Me encanta ponerme un dorsal e ir con los colores de mi equipo. Soy como los niños con su chándal nuevo del cole, pero… ayer me la hubiese quitado en el kilómetro 5. Aquí no sé si decir que es el material o soy yo y mis manías. Pero supongo que algo influirá.

El caso es que de lo que no me arrepiento es de mi gorra Buff y de mis calcetos Lurbel Bmax. La gorra es acojonante, sudas (y yo sudo mucho desde el kilómetro 1) y todo se queda en ella, no baja ni una gota de sudor a los ojos y los calcetos sujetan y protegen el talón de Aquiles sin tener la sensación en ningún momento de retener el movimiento natural del músculo. Son ligeros y seguros y eso se nota también al quitarlos y ponerlos, cuesta pero compensa.

Sin más decir, esto lo escribo para recordarme a mí mismo que hay que tener alternativas solventes para afrontar un trail. Las expectativas que uno tiene, el terreno, las condiciones meteorológicas y demás factores influyen y mucho y en los trail son muy cambiantes y quizás con un buen equipamiento las podemos salvar. Es verdad que nunca se sabe hasta que no se hace, pero ayuda tener un plan B en la mochila.

Buen domingo y buenos kilómetros.

A la espera de saber resultados oficiales de la carrera para modificar mi anterior entrada.

 

RIAZA TRAIL CHALLENGE

logo-riaza-trail-challenge-2017.png

2017 06 03

No sé cómo describirlo. Riaza Trail 20 kms. ¡Cómo me gusta esto de correr, joder!

Salgo a las mil con musicón sonando en la radio. Sé que llego a la salida de los valientes de 40 y 60 kilómetros. Me relajo tomando un café mientras espero a mis compañeros. Nos vemos poco antes de la salida y salgo zumbando… Primer kilómetro en bajada a 3´47”. Me caliento pero sé que voy a perderlo en la subida así que sigo adelante. Nos esperan 10 kilómetros de continua subida, más o menos dura.

Me había propuesto subirla en una hora, pero pasado el avituallamiento las piernas se estancan, pesan más de la cuenta y me da la pájara (supongo, viendo ahora los tiempos del Garmin). Kilómetro 7 y 8 a más de 12´. En el momento fue nada más que un aletargamiento imprevisto de todos mis músculos. No dejé de sonreír en ningún momento y de apoyar con ánimos a los que me adelantaban. Mis pulmones pedían más revoluciones, pero mis piernas no respondían. Una ligera acidez de estómago acompañó esos momentos. 25´ no de agonía, pero sí de rabia contenida.

La adicción tiene que pasar factura en algún momento. Me lo tengo bien merecido.

A pesar del frenazo en seco, me repongo porque sigo disfrutando de la carrera. Las vistas empiezan a ser espectaculares y sacando una sonrisa a los demás, hago que mis músculos despierten poco a poco del letargo.

Vuelvo a coger algo de ritmo, pero ya es tarde para llegar en una hora a la cima. Todo se compensa cuando al llegar arriba oigo unos gritos diciendo mi nombre. Me vuelvo y veo a dos de mis compañeros pisándome los talones.

¡Qué subidón de adrenalina! La hilera de corredores es inmensa y la panorámica preciosa. Me olvido de todo y empiezo a desgañitarme a voz en grito animándoles en los últimos metros de la subida. Me encanta ver a dos amigos tan cerca de mí, más sabiendo que les va tan bien y estamos tan cerquita. Las cosas no podían ir mejor. Dándolo todo en equipo lejos de casa da más energía.

Me ofrezco voluntario para bajarles a toda pastilla por la parte difícil de la bajada de pizarra que nos espera, pero me invitan a tirar sólo. Quizás yo gritando y animando haya tomado un respiro y ellos necesiten el suyo. Les hago caso y bajo.

La bajada cuesta domarla. Las rocas no resbalan por la humedad, pero se resbalan, se sueltan y no dan seguridad al principio. Cuando cojo un poco de seguridad, me doy cuenta de los puestos perdidos por mi paréntesis de cheerleader en lo alto de la montañita y empiezo a pedir paso.

Ya no paro de sentirme bien hasta el segundo y último avituallamiento. Otra vez bebida isotónica y otra vez ardor de estómago. Me acuerdo de los malditos 3 donuts que me he tomado de camino y me cago en ellos mientras intento mantener el ritmo. Me dura bien poco, un pequeño repecho y los gemelos pesan como hormigón armado. Un compañero de carrera, con el cual hice casi toda la subida y había adelantado en la bajada; me vuelve a adelantar en el último repecho.

Mis piernas son incapaces de dar más de sí y le veo irse en el último kilómetro sin poder hacer nada… y creedme, quería darle caza. Cruzo la meta sin más y jodido por mi tiempo. Decepcionado. Quería bajar de dos horas y no pudo ser.

Con las piernas súper frescas me vuelvo a animar a mis compañeros. Están a menos de un kilómetro y me encanta, les acompaño dando ánimos y celebro su llegada con más entusiasmo que la mía.

Ellos sí que han hecho tiempazos… esperamos a todos, un poco de postureo, un poco de compartir con el equipo por las redes sociales y 3er tiempo maravilloso en una plaza de Riaza preciosa, aplaudiendo hasta que vemos llegar a la primera clasificada de la ultra de 60K…

Ni una gota de lluvia, solazo y viento fresquito, buena compañía, carrerón de todos los integrantes del equipo, incluso mío (a pesar de todo)… Mañana fantástica en especial para mí por estar cada vez más orgulloso de poder ver a mis compañeros lograr superar sus objetivos, especial mención al fotógrafo que cedió su dorsal por problemillas físicos y que nos sacó unas fotos fantásticas y nos brindó su presencia a pesar del monazo que tiene por tener que aparcar por un tiempo una de sus mayores aficiones: correr, correr y correr.

Marco eres muy grande.

#nohaylesionconilusion

Sencillamente una Trail maravilloso acompañado de gente maravillosa… Muy recomendable, cerquita de Madrid y con un olor en sus bosques que por momentos me ha recordado a incienso… ¡quizás fue cuando me dio la pájara!  ;P

Buenas noches, un servidor se va a la camita a descansar. Sólo os deseo que seáis la mitad de felices corriendo de lo que he sido yo hoy en estos 19 kilómetros… os puedo asegurar que es desearos toda la felicidad del mundo mundial.