2017 01 20 Pues sí, va con segundas

 

2017 01 20
Pues sí, va con segundas. Una adicción innecesaria es y será, espero que por mucho tiempo; mi rincón donde guardar mi palmarés de carreras populares y paquetes de tabaco. Si, una de las dos me la tendré que quitar. Una de las dos me va a matar o bloquear o atrofiar… Seguro que si alguno lee esto dirá que el paquete de tabaco. Yo, a día de hoy, no estoy tan seguro de que sea esa la causa de mi muerte.
Obviando esta discusión para entradas posteriores, quiero hacer este otro blog para tener bien ordenadito mi armario. Como no soy muy materialista, guardo recuerdos. Es verdad que muchas habrá que no tenga ni eso. Tengo memoria de pez y este blog, aunque lo comparta en la nube, es por y para mí.
Me gustaría poder contarle a alguien importante que dejé una de las adicciones y poder contárselo con detalle y pruebas fehacientes.
Que así sea y bienvenid@s a mi blog.
Anuncios

2018 02 19 Qué mal me encuentro

2018 02 19

Qué mal me encuentro. Hoy el #notelesiones con Sara me ha dejado el lado izquierdo, acartonado es poco. Supongo que el pasar del tiempo lo curará.

Espero estar para las series de mañana que son largas y duras.

Supongo que hoy he estirado todo lo que ayer no hice pero sólo de pensar en 9 miles para mañana en pistas…

Igual me lo salto a la torera y hago algo más dócil para mi cuerpo.

No tengo yo el cuerpo para tanta jota.

No sé si es bueno o malo… eso ni el tiempo lo dirá, porqué seguro que me salto más entrenamientos o los modifico a mi antojo. Pero escuchar la orquesta que tengo pegada al oído izquierdo todo el tiempo, quizás sea bueno.

Los expertos sabrán que eso de las pistas es muy doloroso cuando no estás acostumbrado y aún estando fuerte y en forma te pueden pasar factura.

Me jode no ir, pero es que no estoy ni para la técnica de carrera anterior. Si corro como es debido, cómo nos enseñan pacientemente Juancar y Germán… El último día casqué y al final terminé cojeando.

Llevo una semana sin levantar los talones del suelo y aguanto (toco madera) y lo más importante, me da de sobra para sonreír, gritar y abrazar a gente maravillosa que me encuentro kilómetro a kilómetro…

27971877_1728606660511823_2780065797708080409_n

A los hechos (foto) me remito… En el kilómetro 40 de mi fin de semana y con este tío al lado, dan ganas de otros 40 más…

Y sí, lo digo por él (otro Ángel, bueno en este caso); pero también conmigo ¡Qué cojones! Qué soy muy majete…aunque eso sí, siempre el Ángel malo.

Según como haga efecto la almohada y demás menesteres de la mañana haré los deberes o me saltaré las clases (sin ningún tipo de remordimientos).

Mañana os cuento

¡A ti no, que sólo lo miras para ver si tengo faltas de ortografía!

La Gran Paramada

20180107_104614
Tomada en el Cross de Reyes de Tordesillas

2018 02 18

Ni que decir tiene que tengo una paliza en el cuerpo considerable.

Empecé la semana fuerte y aunque en su ecuador frené un poquito, el fin de semana ha sido pleno.

La Paramada ha servido de test de entrenamiento para Gurriana y… ¡Ni tan mal! 40 km con +900 de desnivel.

El sábado hicimos algo novedoso, primera contrarreloj que disputo. Nuevo formato para una carrera que se quiere hacer grande y lo está consiguiendo.

Depa nos regaló ser speaker y mola que un grande como él a nivel internacional proclame tu nombre y apellidos a la entrada en meta, sin ni siquiera mirar el papel.

Yo simplemente, tomé la salida y la acabé de una manera digna.

Por la mañana había hecho 12 kilómetros por terreno similar viniendo del gimnasio y la contrarreloj fue únicamente sumarle 6 kilómetros más y probar que mi cojera no fuera en aumento.

Tarde agradable a pesar del frío y el viento de Geria. Me recogí pronto después de ver llegar a todos los participantes, no tenía ganas de más la verdad.

Un detalle. Yo en los primeros metros de competición y Patricia Muñoz y Ricardo Mayordomo calentando y que no les cogía… Por fin les paso y comienza la subida y casi al final de ella… ¡Ricardo a la par mía, preguntándome no se qué!… A la postre primera y segundo…

¡Estas tácticas de des motivación no se deben permitir señores del jurado!

La mañana del domingo fue ambiente Paramada. Ambientazo en un pueblo que duplica su población con todas las entradas vendidas para el evento. 1000 participantes de todos los colores ansiosos de meterse una paliza en un día especialmente soleado para lo que venimos viendo por la provincia en estos días, no merecían menos.

A pesar de dos carreras también míticas en Valladolid ese día (Don Bosco y Entre-culturas en Arroyo de la Encomienda) el evento no defraudó. Mil caras conocidas con sus batallitas de dolores post parto, sonrisas y zapatillas nuevas, se preparaban para afrontar 11 o 22 kilómetros rompe piernas y en algunos casos cuadripédicos.

No alcanzamos mucho desnivel, porqué es imposible en plena meseta; pero estos de La Paramada nos hacen subir por paredes que sólo ellos conocen y os puedo asegurar que más de 2 las subí a cuatro patas.

Cuadripedia, lo grité mientras mi boca comía el polvo y las rocas que soltaban los que gateaban delante mío.

La verdad es que hay tiempo para todo y yo no me sentí bien todo el recorrido, pero lo que tiene correr en casa.

Al principio, cogiendo ritmo y sin querer forzar para poder terminar bien, sólo me sorprendió alcanzar a un compañero (Ángel Sampedro). A principio, me refiero a la primera subida que es después de dar una vuelta por el pueblo saludando.

Dividí la carrera en en cuatro etapas, una por avituallamiento.

La primera, sin dejarme llevar por mis plomizas piernas aguanté de lejos a dos o tres compañeros (entre ellos el citado Ángel), también está tocado pero sé que es más rápido que yo. Aguanté bien y tras un poco de agua a por los segundos 5 kilómetros.

Eran más dóciles y empezaban en bajada con un tramo de falso llano que se empinaba progresivamente, ahí perdí de vista a Ángel, pero seguía delante Juan Carlos con su peculiar manera de correr. Conseguí no perderle de vista a pesar de que este tramo se me atragantó.

Kilómetro 7 y me vienen a la cabeza los kilómetros de ayer. La cuesta larga y continuada, primero con pista y luego entre senderos, me mataba las piernas. La pesadez y rigidez era agotadora y entre tanta raíz se me despertó el tibial izquierdo y su tobillo. Pero una ligera bajada me hizo pisar fuerte y creer que sólo era una falsa alarma. Más apatía que otra cosa.

Me repuse, no sé cómo; y una pared a cuatro patas subida, tres o cuatro gritos de desahogo y ánimo para todos y su inmediato avituallamiento en la cima me sirvieron para seguir adelante. Allí arriba hablando con Alberto (un “viejo” que me gana en las llanas) y con el dorsal número uno de la prueba (Miguel Ángel) les comenté mi estrategia para los últimos diez: “5 relajados y los últimos 5 sonriendo que hay cámaras.”

Y tal cual… No fue tal cual, pero casi.

Del 10 al 15 quizás sí, allí adelanté a Alberto y a Chemi. Relajado pero sin tirar la toalla. Era la zona “oscura y fría”, con barro y con senderos en pendiente que hacían forzar demasiado los tobillos y las piernas ya un pelín cargadas. Se dio bien y a pesar de descansar más de lo normal en el avituallamiento y salir andando en una pequeña cuesta que nos sacaba al sol, sabía que afrontaba los últimos kilómetros y eso siempre motiva.

Me quité los manguitos y en una zona llana y despejada, intenté no despegarme de un grupo majo. Juan Carlos seguía delante y en esa zona llana le perdí de vista, se me fue un poco. En el 17 otro avituallamiento antes de una fuerte bajada que no llevaba a ninguna parte…

Más bien, llevaba a una trampa.

Que yo recuerde 3 subidas jodidas, de cuadripedia dos sino las tres. En la mente de todos hacer 20 y para casa… Pero no. No veíamos el pueblo. Con más ganas de acabar que nadie, después de la última subida me dí un merecido descanso, andando unos 200 metros antes de afrontar el último kilómetro. Mis piernas estaban demasiado pétreas como para lanzarme a correr después de la última subida.

El sendero llevaba a la bajada final que cruzaba la carretera y llevaba a la ansiada meta. Antes de empezarla, alcancé a Juan Carlos, no podía más y Ángel Sampedro apareció.

Bajamos como locos, cruzamos por debajo de la carretera para la foto y le tuve que pedir que bajara el ritmo que sino los gemelos me iban a estallar.

Otra vez Depa nos obsequió con un merecido regalo de bienvenida, a modo de saludo a los dos ángeles.

Al final a menos de 6 el kilómetro. Objetivo cumplido. (Este objetivo me le puse cuando llevaba cincuentaitantos minutos de carrera y lo veía factible).

Al final cansadete pero no demasiado dolorido de mis distintos dolores. Lo que más me dolía, a parte del ciático; el antebrazo izquierdo. Le llevé dolorido desde el avituallamiento del kilómetro 15.

Este año no me quedé a comer, ya cojeaba al ir a cambiarme y cuando uno viene a divertirse no le apetece ir arrastrando la pierna (no te diviertes).

Os iba a decir que esta semana voy a darle duro y seguir el ritmo, pero todo depende de las primeras horas del lunes… El dentista será el que dicte sentencia, le tengo más miedo que al cura de mi pueblo.

Eso sí, os deseo muchos kilómetros y buena semana a tod@s menos a una.

2018 02 14 Ayer me dijeron que trabajamos el lactato…

Ayer me dijeron que trabajamos el lactato….jpg

2018 02 14

Ayer me dijeron que trabajamos el lactato… yo es que no sé de estas cosas, ni quiero saber para que engañaros.

Me está pasando como con el baloncesto. Yo voy a jugar, el que quiera que me la pase. Un poco de orden sí, pero que tenemos 40 años señores; la NBA está para verla en el sofá y el Maratón de Berlín para disfrutar de la experiencia y el fin de semana. Sabemos de sobra quien va a tirar en los momentos complicados, quien tiene que defender al bueno del otro equipo y en lo que toca (el running), pues parecido, salvo raras excepciones.

Que conste que respeto y agradezco todos los consejos que se dan en este mundo del running.

Estoy en el mejor equipo del mundo para aprender, que he aprendido mucho; y para que me aconsejen y me marquen unas pautas para no estancarme. Pero soy absolutamente consciente de mis limitaciones físicas.

(Si me lees Jesús, no tiene nada que ver contigo. Es una excusa para abordar un tema que, como otros muchos; me patina en esto del running.)

El caso es que está bien hacer las cosas y saber porqué diablos toca hacer eso y no lo que nos apetece (me refiero a los entrenos). En la vida como en el deporte, hacer las cosas porque sí, no motiva y puede crear el efecto rebote… No hacerlas porque no.

En mi caso, me gusta estar informado, pero tengo tanta confianza en mis entrenadores; que yo lo hago porque lo que digan, sé que es por mi bien.

Ayer por ejemplo, Germán me dijo que hiciera las series menos rápidas y el descanso más vivo y ¡Zás en toda la boca! Un 5000 en 22, después de gimnasio y otros 6 y pico kilómetros; no esta mal para mi deplorable estado de forma actual & mis lesiones (empecé cogeando por mi tendón de Aquiles).

Pero a lo que iba, en la vida como en el deporte; hay mucho autodidacta… Que no está nada mal para hacer maquetas, papiroflexia o meditación mindfulness… pero llega un punto (y aquí entra la edad, el historial polideportivo de cada uno, el tiempo que tengas para entrenar, la personalidad de cada individuo, etc) que una de dos, o frenas en seco o te asesoras.

Sino te frenas que habrá muchos… pues seguirás flipándote con cada nueva caja de pildoras mágicas que te saque el anunciante de turno o el vendedor de tu tienda favorita de running. Seguirás comprando 5 zapatillas al año: unas para lluvia, otras para seco, otras para barro, otras para roca y otras para subir al podium; aunque quedaras el tercero por la cola en la popular de tu pueblo que tu mismo organizaste con la ayuda del patrocinio de Herbalife, que tú mismo adelantaste.

Seguirás sin entender porqué no te quedas tan escualido como Carles Castillejo, ya no te digo porque no corres como él… Seguirás siendo el mejor equipado del pelotón del coche escoba, aunque siempre brindando una gran sonrisa al fotógrafo, el mismo que a la llegada no quieres que te vea ni en pintura, por el deplorable estado en el que acabas… Etc, etc, etc.

Al final, o eres feliz así, que es respetable; o cambias de deporte y haces idem de idem en el paddle, en el gimnasio o en la barra del bar de tu pueblo… y lo haces olímpico (a tu manera) y me cago yo en los pobrecitos rusos dopados si te conocieran no podían jugar ni a las tabas.

Ahora en serio, a que conocéis a alguno así…

Yo soy más partidario de entrenar y cerveza, aunque últimamente no me prodigue mucho. Ahí se aprende, hablando con tíos que a parte de entrenar muy bien y de una manera metódica gracias a nuestros entrenadores; leen por internet parte de esa información que nos satura (hablo por mí), se informan con profesionales (fisios, médicos…) y con una birra en la mano todo se ve de otra manera más relajada. Aunque todos (yo el primero) hemos pecado de potingues y pirulas que nos hacen recuperar más rápido, subir más alto e incluso correr más rápido…

Mi lactato está bien señores. Aguanto según la semana que haya tenido, si el trabajo ha sido relajado me salgo; si mis hijos no me han dejado dormir demasiado me arrastro (no tengo hijos); si he foll… lo peto esa semana y dilapido todos mis records (así ando); si estoy en el paro llega el domingo y estoy destrozado de la cantidad de kilómetros que he hecho esa semana…

Runners de todo el mundo y parte del extranjero… No llegamos a las Olimpiadas, en serio; ya bastante hay que competir en la vida como para drogarse, hiperinformarse y gastarse medio sueldo en un hobbie. Correr es un juego y no siempre hay que ganar (de hecho no vamos a ganar una carrera en la puta vida). Por favor disfrutad, yo voy a ver si me tomo unas cervezas viendo ganar al Madrid versus Neymar Jr; porque aunque sea antimadridista, me caen peor aún los franceses ;P…

Sin más, no me tengáis en cuenta este post, vengo de hacerme 16, más 45 mntos de gimnasio y creo voy a llamar al Samur para acercarme al bar.

Sed felices runners de pacotilla.

2018 02 11 Bajo a ver al Barça

20180211_1.jpg

2018 02 11

Bajo a ver al Barça, con la única intención de llevarme una alegría este domingo… ¡Y zás, en toda la boca! Empate de milagro contra un Getafe que podía haberse llevado los 3 puntos para casa tranquilamente.

Subo y sin pensarlo dos veces, me pongo las mallitas,los cascos y salgo a correr. No me digas porqué. Aunque soy de música indie/pop, me pongo temas que he bajado de música electrónica o vaya usted a saber (no soy un entendido del tema). No quiero pensar, bastante mierda de fin de semana he tenido, como para encima analizarlo.

El caso, es que el hecho de salir corriendo desde casa a ninguna parte, no se daba desde las olimpiadas del 92. Es un hecho insólito, un acto vintage. Desde antes de las vacaciones de verano que no pasaba y fue por la excusa de no aparcar antes de una carrera que se celebraba cerquita de casa (dato de mi Garmin).

El caso es que las molestias siguen en los mismos sitios y aunque creía que iba a 100 por hora, me dio por mirar el puto Garmin y me devolvió a la realidad.

La mierda de la tecnología jodiendo el momento. La culpa es mía por mirarlo.

Pero bueno, ni tan mal. He hecho 10 como podía haber hecho 20 sino hubiese perdido el tiempo viendo el puto fútbol antes. La noche era cerrada y no me he atrevido a subir a Contiendas y hacerme 15 o 17 que me hubiera salido. Quizás sea mejor así. Desde Behobia que no había vuelto a correr una hora seguida (más o menos).

Por lo menos, sigo tosiendo igual al parar y antes de lo previsto vuelvo a bajar de 50 pulsaciones, para mi asombro. Mi hombro izquierdo sigo dolorido haciendo la crónica posterior y de ahí hasta el dedo gordo que le corresponde, todo sigue siendo la misma tragedia de siempre.

A partir del martes, que tengo tiempo de sobra; médicos y quizás resonancias y demás tinglados me den un poco de luz. Pero lo que tengo clarinete, es que a partir del martes voy a seguir entrenando, voy a correr las carreras a las que estoy apuntado y demás. Llevo no sé cuanto tiempo quitándome de correr para minimizar el riesgo y no ha servido de nada; así que opción A que así seguiré jodido pero contento.

Lo que tenga que pasar que pase y como el tiempo no lo cura todo, mejor pasar el tiempo sonriendo y haciendo lo que a uno le gusta, aunque sea a medio gas.

Próximos eventos:

  1. 17 y 18 de Febrero: Paramada (contrarreloj+20 kms)

  2. 11 de Marzo: Gurriana Trail (40 kms)

  3. 22 de Abril: EDP Madrid Rock (21 kms)

  4. 19 de Mayo: Maratón del Soplao

Y, puedo prometer y prometo… o si quereís más melodramático, ¡a Dios pongo por testigo! Que les acabaré, por mis santos… Amén.

Aunque me haya levantado de la silla y al cogerla haya gritado de dolor por el hombro y me haya ido cogeando al salón a cenar… Detallitos sin importancia…

Sin más, disfrutad de lo que más os gusta, desde el zapping hasta correr ultras, pero disfrutad que para amargarse en la vida ya hay tiempo.

2018 02 11 Sigo levantándome dolorido del lado izquierdo

20180211

2018 02 11

Sigo levantándome dolorido del lado izquierdo. Aquiles, ciática y corazón; siguen faltos de la lucidez que en su juventud tuvieron y hoy se arrastra un domingo por la mañana, por razones ajenas a la bendita resaca.

Me estoy haciendo viejo, aburrido y refunfuñón.

A las 3 de la mañana, primer desayuno con magdalenas y galletas. A las 9 otro similar. Me voy desperezando y me acerco al gimnasio con cierto mareo y hasta nauseas. Qué mal me ha sentado el retiro espiritual del sábado, mejor haberme disfrazado y cogerme una cogorza de aúpa; fijo…

El calentamiento habitual que hago es levantar la mitad del peso con el que empiezo las series de brazo, pecho y sentadillas… No me veo, me duelen las muñecas… Así que decido coger la bici de spinning, ponerme Lori Meyers a saco y pasar la mañana, que no es poco.

Aquiles se resiente al subir la resistencia y decido dar un paseo. Os juro que bajo sin sudar una gota del unicornio, lo cual no justifica mi ducha; así que me acerco allí donde los hierros son dos pendientes que tienes que lograr que te sienten bien, a fuerza de sonreír, en vez de padecer el peso que soportas.

Me sigue doliendo la cabeza, ayer; en mi día de descanso, necesité tres ceniceros y dos estancos para consumirme en los brazos de Morfeo… Lo que siembras lo recoges al día siguiente, el cuerpo es muy sabio y rencoroso.

Como no me veo batiendo récords de peso, decido definir lo que ya tengo. Total es domingo y puedo repetir una y mil veces hasta el desmayo sin molestar (casi no hay gente). 20+barra en brazo, 14 en aberturas de pecho, abdominales con 14 en brazos estirados, sentadillas sin peso… así por 5. Lo que más cuesta las abdominales, receta de un bestia del crossfit.

Al final me vengo arriba y termino con 3 series de bíceps y tríceps a tope. De tríceps ando sobrado, de bíceps justito; pero termino el entrenamiento sudando y satisfecho.

Turnedo en mis cascos como recompensa, ducha y pincho de tortilla.

¡Qué llegue el verano!