2017 01 20 Pues sí, va con segundas

 

2017 01 20
Pues sí, va con segundas. Una adicción innecesaria es y será, espero que por mucho tiempo; mi rincón donde guardar mi palmarés de carreras populares y paquetes de tabaco. Si, una de las dos me la tendré que quitar. Una de las dos me va a matar o bloquear o atrofiar… Seguro que si alguno lee esto dirá que el paquete de tabaco. Yo, a día de hoy, no estoy tan seguro de que sea esa la causa de mi muerte.
Obviando esta discusión para entradas posteriores, quiero hacer este otro blog para tener bien ordenadito mi armario. Como no soy muy materialista, guardo recuerdos. Es verdad que muchas habrá que no tenga ni eso. Tengo memoria de pez y este blog, aunque lo comparta en la nube, es por y para mí.
Me gustaría poder contarle a alguien importante que dejé una de las adicciones y poder contárselo con detalle y pruebas fehacientes.
Que así sea y bienvenid@s a mi blog.

Trail Castillo de Iscar

2017 03 20

Trail Castillo de Iscar… o la mitad de él. No me atreví a más. Estaba apuntado a la larga pero antes de salir ya sabía que no iba a llegar. Qué mala hostia tengo. O quizás sólo esté madurando a pasos agigantados. El caso es que sabía que algo iba a pasarme malo desde el kilómetro uno y decidí cambiar la distancia. Mi Garmin marcaba 172 ppm en el primer kilómetro, algo que sólo pasa a partir del kilómetro 10 en la mayoría de ocasiones.

Mi cuerpo estaba alterado y adulterado por la sobredosis de semana que me había metido al cuerpo. Entre la carga excesiva de trabajo y una tarde de sábado demasiado espléndida, el radiante sol pesaba demasiado en mis hombros.

Comenzamos en el pueblo para subir a ver las magníficas vistas desde el castillo demasiado pronto. Me acerqué a sus frías piedras al ritmo de un amigo poli, experto en esto de los trails y claro, mis pulsaciones disparadas, mis piernas bien, mi cabeza a uvas…

El kilómetro 2 dilucidando si era conveniente retirarme o seguir hasta el colapso, me hizo tomar la determinación de afrontar la carrera con una sonrisa. Pasaba de sufrir más de lo necesario. Necesitaba acabar la semana redonda, redondeándola con una carrera demasiado bonita como para dejarla pasar.

Las vistas y el terreno invitaban a ello. La sierra segoviana se veía nevada a nuestra derecha y nosotros íbamos sudando en camiseta de tirantes, mi ritmo era bueno y no necesitaba fatigarme más, me he ganado el derecho a disfrutar de las carreras populares de mi tierra a base de repartir sonrisas y ánimos kilómetro a kilómetro; así que opté por el camino del medio y decidí cambiar a hacer 11 kilómetros en vez de 21.

En el avituallamiento me paré, pasaba la primera clasificada y seguro que la compañera estaría cerca. La esperé, bajé mis pulsaciones y en cuanto la vi, la intenté ayudar. Fueron dos carreras de 5, la primera a tope y con la cabeza entre la mala hostia y la mala hostia; la segunda disfrutando como un niño con bicicleta nueva en la plaza del pueblo y controlando mis pulsaciones.

Fueron dos carreras en la mitad de una carrera. Fueron dos corazones con distintas velocidades. Fueron dos zancadas, una desmedida y la otra reprimida. Fueron dos subidas una a cara de perro y otro sonriendo.

No puedo pedir más. No se puede vivir más intensamente una carrera y a la vez acabarla y querer desaparecer. Dos cervezas buenas de un antiguo compañero de colegio y para casa. Necesitaba estar en silencio después de tanta algarabía.

No fue tan mal, a pesar de todo; pero no me arrepiento de la decisión de esperar. Merece la pena correr acompañado, merece la pena tomar el sol en las piedras fresquitas de un castillo con una cervecita, a tu lado, con esas magníficas vistas; aunque nos separe la inmensidad del silencio, aunque no haya abrazos para celebrar tu victoria.

Ahora a pensar en la siguiente, antes de Costa Quebrada hay que hacer algo…

IV TRAIL CASTILLO DE ISCAR

Fecha: 2017 03 19

Hora de salida: 10:30

Distancia: 11000 metros (aprox)

Tiempo: 01:01:55

Puesto: 23 de 87

Dorsal: 35

Categoría: M 22 +350

2017 03 13 Tocó La Trabancada en Nava del Rey

2017 03 13

Tocó La Trabancada en Nava del Rey. Y a pesar del dolor corporal y otros dolores ajenos me atreví a darle un poco de caña al cuerpo.

El horario de tarde es muy malo, no es excusa, pero vamos, la anterior semana no hice nada. Me acerqué al gimnasio a por la mochila de una amiga que ahora la han diagnosticado artrosis en la espalda.

Bueno el caso es que me levanté no tan prontito y sin apenas dormir, como toda la semana excepto el jueves. Me dolía todo el lado izquierdo. El miércoles por no levantarme, cuando por fin dormí algo; no fui al fisioterapeuta y jodooo!!! Vaya si lo necesito. Todo el lado izquierdo. Ger se meaba al verme echar Radiosalil desde el culo hasta la oreja.

El caso es que no había mucha gente pero bien avenida. Incluso estaba Carlos el de Toro con el que coincidí hacía justo un año en el Costatrail de Gijón. 7 Solorunners estábamos allí. 4 para hacer la larga y 3 para la corta.

Me alegra mucho ver a Sergio que es aún menor de edad correr la larga y encima medio trail. No tenía apenas desnivel pero si alguna sorpresita que picaba las piernas pero bien.

Disfruté por ser capaz de llevar el ritmo de Diana, pero que mal acabé. La carrera en sí, no. Fue después de las cervecitas y estirar un poco. El tiempo cambió y empezó a llover y me quedé tieso, tieso sólo de un lado, el izquierdo.

Con lo bien que aguanté casi hasta el final de la carrera. Diana pudo más, a ella no la duele nada. Yo la verdad es que la tarde me la tomé en parte activa y en parte relajada, pero no me eché la siesta, bajé a ver al Barça perder, charlé con mi primo, me di un paseíto y volví a las 9 a casa; pero aun así siguen los dolores.

Es cierto que me lo pasé bien, pero a nadie le gusta estar con dolores. A Diana la protegí del viento cuanto pude y los primeros 15 kilómetros era soportable el dolor, pero al final esta mierda que tengo no me deja andar bien, bajar bien, subir sin dolor en los riñones… Sin apretar, porque nunca pude ir bien fuerte, rara vez pasé de 165 pulsaciones, el caso es que quizás podíamos haber ido a por su segundo puesto en la general, pero yo fue al final y mis zancadas no respondían, aunque sé que está muy agradecida por que la mimé casi todo el camino, yo en el fondo sé que no lo pude dar todo como yo quería y me jode.

Me jode tanto como que voy a terminar de escribir este post con dolor en el costado izquierdo del culo hasta la oreja… con eso os digo todos.

La carrera bien, un buenísimo y entretenidísimo entrenamiento para los traileros, sin monte pero con buenas zonas para probarse un poquillo sin llegar a quemarse. El viento que hizo impidió disfrutar de alguna larguísima pista que invitaba a rodar como en asfalto y recuperar el tiempo de los senderos y sube y bajas continuos, pero bien; no se hizo pesada gracias a la buena compañía. El próximo año Tres Valles, que eso sí que debe ser una auténtica maravilla por lo que me han contado los compañeros de equipo que ahora mismo he ido a visitar para felicitarles.

Un abrazo, más fuerte del lado derecho que del izquierdo…

II LA TRABANCADA. NAVA DEL REY

Fecha: 2017 03 12

Hora de salida: 10:30

Distancia: 18800 metros (aprox)

Tiempo: 01:38:53

Puesto: 47 de 80

Dorsal: 33

Categoría: SM 18

2017 03 03 Mal, very mal

2017 03 03

Mal, very mal. Ahora es la vela. Llevo desde el martes por la noche con un goteo constante de mocos.

No me he atrevido a ir a entrenar el jueves por la tarde, ya que por la noche entraba en a trabajar y no lo veía factible. Todo el miércoles y jueves metidito en la cama moqueando.

Es verdad que ha cambiado el tiempo, pero a mí estas cosas no me pasaban antes. Tomo un zumo de naranja al día joder, ¿eso no basta?

A falta de pan, hoy con menos dolor de cabezota me he puesto a ver este documental que os he dejado arriba.

Sinceramente, me quedo con una frase: “Los humanos somos insuperables e imbatibles”.

Habla de la tecnología al servicio del deporte o como hemos progresado y dónde quieren algunos llegar usando las nuevas tecnologías “al servicio” del deporte.

Yo no lo veo.

Cómo se oye y lee por ahí, todos quieren mejorar. Pero aunque en los últimos Juegos Olímpicos se hayan batido más de 100 records y no tengamos los límites aún cerrados a la capacidad del ser humano de correr más rápido o saltar más alto, quiero pensar que el objetivo del deporte es otro.

Competir de manera sana, cosa que en pocas actividades humanas se enseña como en el deporte debe ser siendo el mayor propósito de la actividad deportiva, cualquiera que sea.

No considero deporte volar o correr con botas biónicas, ya no hablo de ser gamer o de olimpiadas robóticas… Deporte es mover el cuerpo que la madre que te pario te dio, de la mejor manera posible de acuerdo a la disciplina que hayas escogido. Si es correr, corriendo; si es surfear, surfeando; si es jugando al fútbol, jugando al fútbol…

Es verdad que nos podemos apoyar en la tecnología y los estudios de biomecánica, médicos, nutricionistas… para saber más sobre nuestros límites y estudiar la manera de acercarnos a ellos, es verdad que se ha mejorado mucho en tiempos de entrenamiento eficaces para lograr iguales y mejores resultados, pero lo que es verdad para mí es que sin sacrificio, sin esfuerzo, sin sudar la gota gorda es imposible que el deporte te satisfaga.

Bueno, que igual se me está subiendo la fiebre por no poder salir a entrenar otro día más y esté diciendo alguna que otra insensatez…

El video no está mal, si andáis tirados en la cama como yo; una manera entretenida de pasar una horita.

Yo prefería haberla pasado en el gimnasio pero no quiero pegar nada malo a nadie.

Espero mañana estar mejor y poder salir a entrenar, ahora paz y pastillas.

2017 02 27 Hoy empiezo de noche

2017 02 27

Hoy empiezo de noche. Sí, a trabajar de noche. Y tengo miedo a que me trastoque todo. He empezado a llevar una rutina muy buena a pesar del cambio de turnos y salvo las tardes que no he podido ir a los entrenos programados he seguido a buen ritmo los entrenos del club. Para empezar hoy me he levantado y he ido directo al gimnasio.

No sé si me he pasado o no. Mañana os lo cuento, pero de momento ya me he metido dosis de elíptica, de cinta y de pesas, acabando antes de las 10 de la mañana. Hora y media muy rica.

El caso es que ando cansado y dolorido de las rodillas. Así que me voy a tomar en serio lo de la suplementación. Sales, colágeno, cartílago de tiburón y proteínas e hidratos.

Esta tarde he ido a pedir consejo a un amigo a la tienda del club, pero andaba liado. No me mola mucho eso de las pastillas, pero sé que mi edad y mi ritmo lo necesitan. Los nutrientes no me preocupan porque como en abundancia, pero sí que tengo miedo de mis articulaciones y mis repentinas bajadas de peso que me debilitan mucho. Además sigo acarreando esa posible hernia inguinal que no quieren operar.

Todo son pegas con estas edades (los 40 están a la vuelta de la esquina) y todos tememos el parón obligado por lesión. Yo el que más, sigo fumando y a todo lo que escribo hay que añadir una cajetilla al día.

Ahora me dirás, empieza por quitarte eso… pues no, de momento no.

Ahora pienso en compensar de alguna manera todo, la edad, el fumeque y mis citas con carreras bonitas que quiero hacer sí o sí.

Es verdad que no estoy en las mejores condiciones, pero van cogiendo forma algunos objetivos que me había propuesto. Ya empieza el tercer mes del año y aunque mantengo los ritmos bajos, creo que voy por buen camino. Los entrenos desde diciembre están siendo constantes y en la progresión que me deja mi dolor inguinal. A pesar del trabajo de currante que desgasta de lo lindo, me mantengo sin mayores dolores que los de las rodillas que achaco a mi dedicación al trail con sus bajadas.

Mañana al salir del turno de noche de hoy tengo programado gym y fisioterapeuta. El gym para desintoxicar (suave) y el fisio para mi espalda desde el cuello hasta la nalga y como siempre el lado izquierdo, también para desanquilosar

Espero ser constante y metódico con la suplementación. Ahora me llevaré un batido de proteínas para que no se me haga demasiado larga la semana, parece que los problemas del talón se han pasado ya, así que esta semana a sumar kilómetros no demasiado dolorosos, es decir, pocos sube y bajas; que este finde tenemos una clásica de 10 kilómetros en Arroyo y el siguiente un endu-running de 18 kilómetros que no sé muy bien lo que es, pero creo que no tendrá mucho desnivel por la zona de Valladolid donde es, Nava del Rey.

Así que a cenar, a currar y suplementarme bien para proteger mis articulaciones.

Os iré contando como llego al viernes, si arrastrado o medio bien…

Buena semana a tod@s y muchos kilómetros.

2017 02 26 Ayer tocó ruta

2017 02 26

Ayer tocó ruta. Para ser la primera vez que voy en plan dominguero, no estuvo nada mal. Como eso de andar no va conmigo sino es un paseo por mi ciudad a deshora, hicimos una rutita de senderismo corriendo.

La Tejada de Tosande era su nombre y la verdad es que estuvo muy bien. Desde el aparcamiento que ya tenía unas buenas vistas y estaba preparado para tomar el bocata a la vuelta, con sus bancos y sus mesas de madera; hasta que casi nos perdimos en lo alto de una subida frondosa con una alfombra de hojas secas de lo más atractiva.

La ruta empieza con una bajada que hace calentar el tendón rotuliano demasiado pronto, así que mejor calentar un poco antes. Cruzando por un arco las vías del tren que lleva a Bilbao desde Palencia empieza la parte llana y más bonita de la ruta, 3 o 4 kilómetros cruzando y acompañando en paralelo riachuelos formados por el deshielo, corriendo por pequeños desfiladeros con rocas que hacían sentir demasiado las plantas de los pies y acabando en un valle con un prado inmenso que invita a frenar en seco y respirar.

Levantas la cabeza y estás rodeado de varios picos que rondan los 2000, ayer cubiertos en parte de nieve. En el valle las vacas pastan con ojos ojipláticos, observando a la gente. Ayer cuando llegamos al valle, habría como unos 50 senderistas, saludando entre sonrisas y emprendiendo la marcha nos despedimos con un sol como testigo que realzaba las vistas.

No sabíamos lo que nos esperaba, esa alfombra de la que he hablado antes. Una alfombra tupida que escondía una pared interminable. Casi un kilómetro entre tejares milenarios que dejaban ver las cumbres nevadas y la roca desnuda en su mayoría.

Poco tiempo para mirar esas cumbres. La cuesta se hace dura. Nos cruzamos con 6 personas con sus mochilas. Nosotros con las manos en los muslos, avanzando como podemos, varias paradas, muchos juramentos… esto no es una ruta de dificultad baja. Si la ruta es hasta donde nosotros llegamos, de los 50 que vimos en el prado queda el guía. Y si alguno la llega a subir, muere en la bajada.

Disfrutamos de las vistas cuando se acaba la alfombra y los tejares desaparecen. Las rocas vuelven a hacer de suelo y las vistas con el sol radiante que nos acompaña toda la mañana son espectaculares. No subimos más, habría que escalar y creo que por hoy es suficiente. No se ve ninguna señal indicativa de por donde está la senda y decidimos bajar.

Bajamos sin querer por una pared aún más pronunciada. Apoyándonos en los tejares para frenar el ímpetu que nos puede llevar a hacer la croqueta, disfrutamos de la bajada, parando en cada claro para levantar la cabeza y ver el magnífico entorno.

Una vez nos acercamos a la planicie, empezamos a trotar hasta llegar al prado-punto de encuentro donde ahora sólo queda una pareja haciendo fotos.

Nos ha llevado bajar y subir casi una hora. Dos kilómetros muy bonitos. No han sido exigentes porque no les hemos hecho exigentes, pero esto a buen ritmo tiene que hacer pupa a las canillas. El resto es volver sobre nuestros pasos pero en bajada. Las rocas se hacen más cortantes y mis rodillas empiezan a sangrar.

Nos dejamos llevar un poco y nos apartamos del sendero para hacer un kilómetro de más, de vuelta a la ruta, las vacas nos señalan el camino de vuelta hasta el túnel del tren. La pequeña subida hasta el aparcamiento se hace dura por el sol y la falta de agua, pero una vez llegamos al coche… satisfechos es la palabra más acertada.

Una ruta corta pero preciosa, sencilla y… para ser la primera, asequible y muy muy gratificante.

El sol invita a acercarse a Cervera a tomar unas cañas y luego a comer en Ruesga unas buenas sopas de ajo a la sartén y un poco de ternera a la piedra.

Buena mañana sin duda. Supongo que de algo servirá esto para Costa Quebrada, sino, como primera experiencia en ruta por la montaña palentina, de 10. El día acompañó, las piernas y la compañía también.

Ahora un poco de Contiendas para matar el gusanillo y luego fútbol, que para escuchar memeces como las de Urdangarín y compañía prefiero el opiáceo del balón de cuero, café y chupito.