2ª AURUN NIGHT TRAIL

img_1017

2015 07 25

 

Garmin Connect

 

Me pasé a ver la salida de los 100 valientes maratonianos a las 6 de la tarde y miedo me dio. Todos hiper-preparados con sus mochilas Salomon de 100 pavos, sus zapas de trail, sus caras de concentración. Yo haciendo fotos al paisaje, las vistas desde el castillo de Castelldefels, los típicos selfies para saber que no era otro el que hacía las fotos… flipando y gozando un poco del momento, pero sólo. Escuchando al speaker decir unas 100 veces que había que llevar medio litro de agua y el móvil para emergencias, me entró el acojone y decidí llevarlo aunque fuese de la mano, para que no me descalificaran antes de salir. Después de 17 subidas y bajadas a la furgo, con unos nervios y una mieditis acumulada de órdago, decidí sentarme 10 minutos antes del evento.

 

 

Mentalizado de que iba a hacer el ridículo, viendo que era el único que iba de runner, no de trail (me refiero a las zapas de arriba) me puse a hablar con la gente. Víctor, un chaval muy majete (creo que el dorsal 210, se le tuve que poner yo en un sitio visible) me empezó a contar lo duro que era esto, que si tiempos, que si tal… que iba a hacerlo a 8 mntos/km 8( 8( 8(… Que era muy dura, la bajada muy técnica, todo roca… El caso es que dejó tirada una botella congelada y yo (con su permiso) la cogí prestada (por eso del reglamento y las reservas de agua ;P)… nos acercamos a la salida y nos pusimos atrás… el con sus cascos, yo seguía hablando, arañando alguna sonrisa que otra de los allegados… y 20 minutos después, empezó el asunto…

 

Salida neutralizada por la policía hasta llegar a la montaña, (200 metros), un poco de bosque picando hacia arriba suave (ahí es donde me acorde del Pinar de Antequera) y cuando sonó el Garmin en el primer kilómetro y me dijo que iba andando (5:20) y Víctor (el chaval majete) me dijo que nos habíamos calentado, dije, este es el momento de dejar de ser amigos de andanzas y empecé a coger mi ritmo…

 

Después, en un tramo ancho de calzada empecé ya a coger ritmo… un salto a una valla que delimitaba la urbanización de la montaña de verdad… y senderitos pedregosos, la gente poco animada y demasiado pendiente de lo que quedaba…

 

Cuando enganché con un grupeto majo (un sevillano al que no entendía nada pero que subimos hablando un tramo duro no, lo siguiente) que ya pensaba más en exprimirse que en disfrutar del paisaje… una rubia con unos gemelos como los míos y me saltó la luz: engánchate a ésta señorita… (Que ojo tengo). Pero los tramos (siempre picando hacia arriba) eran muy estrechos, la gente con sus cascos o no escuchaba o no dejaba escapar… Estaba en esa zona de runners competitivos, pero con limitaciones (no lo digo en plan sobrado, me baso en el resultado)… Así que la dije a la rubia (porque nos estancamos detrás de unos): sígueme… pero no lo hizo y tiré como un locatis hasta el primer avituallamiento (kilómetro 4).Luego con una pareja de flipaos salí del avituallamiento y claro, lo pagué, pero bien pagado. Frené en seco y un poco más adelante un buen chaval que me escuchó respirar como un fumador empedernido me ofreció un Gatorade a la mitad que me dio alas y fuimos juntos hasta el km 9… Allí apareció otra vez la rubia.

 

Un respiro…

 

Que bien los avituallamientos… melón, naranjas, Coca-Cola, bebida isotónica, agua, sándwich de nocilla… los voluntarios súper majos… un aplauso de verdad.

 

El caso es que le dicen a la rubia… eres la tercera, a dos minutos de la segunda. Y me vine arriba, ya sabes cómo va esto. Yo paré allí un buen rato, hablé con todo el mundo y ya eran caras conocidas… así que, saqué pecho y dije de aquí no me muevo ya. Gente con sus mochilas de 100 pavos, sus trail footwear y demás… Decían que quedaban 5 o 6 kilómetros duros, muy duros… y solté el típico: ¡no hay huevos! y los hubo. Vaya que si los hubo, éramos unos 10 contando a la chica, un sueco con zapas minimalistas (chanclas), un argentino, varios de la zona y yo… subimos y subimos a buen ritmo, el primero del grupo iba con una camisa naranja y le decía de vez en cuando a voz en grito (porque daban ganas de gritar, que vistas, alucinante) ¡Eres mi luz, naranja guíame! Un rato que le perdí y seguí a la rubia, me perdí. (Menos mal que nos avisaron)

 

Y me guio hasta el último avituallamiento… donde se suponía que empezaba la bajada. Yo paré a respirar, porque había habido un tramo sin rocas y había poco menos que esprintado, así que me merecía un buen descanso. Llené el bidón de Gatorade vacío y busqué a mi grupo otra vez.

 

A los 300 metros uno de ellos reventado. Brazo y mano derechas hinchadas, un ostión de película. Me paré con él, hablando tranquilamente, preguntando si estaba mareado, te acompaño… lo normal (la ambulancia estaba 200 metros atrás)… no necesitaba nada, no quería nada… soy muy pesado, así que me fui. Y claro tuve que recuperar hasta alcanzar al grupeto majo. La bajada no era muy pronunciada pero rocosa a más no poder. Roca suelta, roca lisa inclinada… vamos, ideal para el juanete. Luego un tramo de toboganes… que se agradecía para aliviar la tensión que llevaba en las patas bajando que era brutal. Nos cruzamos con uno que le había dado el flato, que si iba en tiempo de 2:20, entre los veinte primeros, que vaya putadón… Ya le dije, calla y respira, no tendrás mucho flato si sigues hablando…

 

Le pasamos como balas y esperaba lo peor… Una pendiente bajando del 30%… no exagero. A mi luz (el de la camiseta naranja) a diez metros no le veía entre rocas y curvas que daban miedo no, caguitis… Bajé con uno de la zona que se lo conocía y que hubiese adelantado sino hubiese tenido tanto miedo de pegarme un castañazo. Quedaban 3 kilómetros de mierda. Ya estaba hecho y quería recordarlo sólo en mi mente, no en mis heridas. Cuando pasamos el tramo difícil de rocas, un poco de falso llano y ya parque de civilización en bajada a toda pastilla, donde aproveché a saludar a todo el grupo, uno por uno, chocando manos y agradeciendo el camino y pidiendo disculpas por mis gritos de ánimo y chorradas varias que había soltado durante los últimos 12, 13 kilómetros… El caso es que ya estaba hecho… y después de unas escaleras traicioneras y una rotonda con 7 polis dejándonos pasar como si fuésemos estrellas de rock… 200 metros de subida hasta la meta… El castillo de Castelldefels nos estaba esperando… chocando palmas con los niños y disfrutando al mirar el Garmin… No me lo podía creer… Menos de 2 horas y media, cuando yo pensaba llegar en 3.

 

Os lo juro, eché de menos a mucha gente. Durante el trayecto me cagué en dios mil más, por pensar tanto en la misma #232, pero luego sonreía apretando mis dientes marrones y me acordaba de los Míticos, los Delibes, los Ignacitos, las Andreitas; los mermadines y mi hermana que me iban a llamar loco… Pero bueno, es lo que hay, tendré que hacer un 42 para olvidarme de todo y ahogarla… Está claro que puedo gritar 21 kms seguidos y no acallarla.

 

Está claro que no sirve de nada… Sin tener una referencia no soy nadie… y mira que tengo buenos amigos donde elegir…

 

Ni siquiera él que todo lo puede, alcanza a superar tan alta cima… La primera vez que escribo esto después de 20 años.

 

Fin

 

http://www.athleticevents.net/cursa/2n-aurun-night-trail-25-07-111

 

http://www.athleticevents.net/classificacio/21-km-aurun-trail-night-217

 

https://www.youtube.com/watch?v=f5AGmkg9JiQ

 

2ª AURUN NIGHT TRAIL

Fecha: 2015 07 12

Hora de salida: 19:20

Distancia: 21600 metros (aprox)

Tiempo: 02:20:35

Puesto: 47

Dorsal: 181

Categoría: MSENIOR 37

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s