33º CROSS RONDILLA DOCE UVAS

2017 01 02

Se acabó un añito raro. Se acabó muy bien acompañado, se acabó de una pajolera vez, ¡qué ya iba siendo hora!

Lo del penúltimo día en Sepúlveda, otro día lo cuento. Lo del último día, desde el viaje de vuelta cantando hasta lo que me acuerdo, fantástico.

Llegué con menos ganas que nunca de correr. Sin quedar con nadie para la carrera, pero sabiendo que iban a estar casi todos. La verdad es que es ver la marea amarilla y venirme arriba. No importan infecciones, lesiones y demás quejas que vaya arrastrando. Allí estábamos tan helados como la ribera del Pisuerga, allí nos quedamos viendo pasar la primera vuelta a nuestras compañeras, luego un par de carreras y ya metidos en harina.

Es verdad que se olvidan las lesiones, pero ya en el primer kilómetro, salen a relucir y de qué manera. El caso es que la primera vuelta con Ángel Urbón, que me hacía ilusión ir con él. Pero, dada su insistencia, tiré un poco más… pero poco, porque no podía. El caso es que disfruté, a ritmo malo, pero dando casi todo lo que tenía. Es verdad que para mí, me lo están recordando mientras escribo esto; este ritmo es penoso pero en serio, no puedo más. De hecho, acabé corriendo más hacía un bar para ir al baño que en el sprint final. No sé si son los antibióticos, la hernia o simplemente mi estómago, pero llevo un par de días que termino echándolo todo después del esfuerzo.

El caso, es que siempre me quedan fuerzas para beber unas cañas, tomar unos pinchos y el 31, por seguir la tradición, no salí del barrio sin tomar un gin-tonic… La verdad es que nos lo pasamos bien y en la carrera lo dimos todo, que es lo importante. Ese día llegué a casa sin ganas de cenar y creo que antes de las 11 estaba en la camita.

Propósitos los justos. Es la primera vez que salgo de casa desde que empezó el año y ya he hecho una buena acción. No necesito proponerme nada, me sale del corazón. Es tan fácil como ser bueno y ocultarlo lo menos posible.

Así que, así seguiré todo el año, porque me hace feliz ir a 5 el kilómetro, siempre que esté bien acompañado. Ahora ya sólo queda que los acontecimientos vayan cuadrando y los que desencajen, meterles con calzador. Y que nada ni nadie me robe la sonrisa de Wolverine que tengo y que tanto gusta a los de muy corta edad que me rodean…

Probablemente vuelva a los fueros de una carrera por semana, para ir cogiendo el ritmo de las bajas temperaturas de la Meseta y poner mi cuerpo al 100% antes de que llegue la primavera. Lo dicho, sin objetivos, pero siendo constante en dos o tres cosillas, para que todos los que me rodean puedan sacar lo mejor de mí.

Un abrazo a tod@s.

33º CROSS RONDILLA DOCE UVAS

Fecha: 2016 12 31

Hora de salida: 12:40

Distancia: 9000 metros (aprox)

Tiempo: 00:43:20

Puesto: 482 de 915

Dorsal: 1101

Categoría: VetA 109

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s