2017 01 16 Me moriré pronto

2017 01 16

Me moriré pronto. Esa es la conclusión que he sacado de ir hoy al fisioterapeuta. Cualquiera diría que soy un exagerado, pero no.

Una cosa es que digan que es el día más triste del año y otra que me deje influir por esas memeces.

Como bien sabemos todos, al médico se va porque te duele algo y sobretodo –por lo menos en mi caso- para que solucione el problema él. Yo iba porque no estoy en forma y creía que se debía a contracturas en los gemelos. Últimamente los notaba más rígidos de lo normal y con algún amago de subirse la bola. Iba con la idea de que en un par de sesiones o tres, la sensación la calmaría y como mucho, me pediría que bajara el ritmo de entrenamiento.

Me ha hecho un par de ecografías y en los gemelos me ha visto como mis vasos sanguíneos están dilatados y tengo mucho más riego que otros que no hacen ningún tipo de ejercicio –se ha comparado con su mismo brazo- y seguidamente me ha hecho la ecografía en la zona inguinal y ha comprobado que tengo una hernia para operar.

La solución para los gemelos ha sido tajante: deja de fumar. Tengo dos opciones o dejar de correr o dejar de fumar -sino, moriré pronto; esa ha sido mi conclusión-. Si dejo de correr esa pesadez y rigidez en las piernas desaparecerá y me moriré por un tumor en el pulmón o algo relacionado con el fumeque; pero si sigo corriendo y fumando probablemente explote –otra conclusión mía, por lo tanto moriré pronto-.

La solución depende de mí.

Lo de la hernia inguinal –cirugía que me negaron hace un mes- y lo de que tengo rigidez en la parte izquierda de la espalda –cosa que se arregla con un par de masajes- no es que no me importe, pero ya lo sabía y voy a intentar solucionarlo (he quedado para el siguiente lunes un masaje y tengo cita con el cirujano); pero vamos que hoy no era lo importante y menos sabiendo que voy a morir joven.

Cualquier otra persona saldría de la consulta y tiraría el paquete de tabaco. Yo, he pedido fuego nada más salir y me he encendido un pitillo. Acto seguido me he ido a mirar unas playeras de trail nuevas y por supuesto; mientras escribo fumo.

Hasta la polla de mí mismo. No le echo la culpa al fisioterapeuta, no se me ocurriría. Tiene razón y tengo que hacerlo. No es que dude de mis ganas de dejar de fumar. No tiene que ver con eso.

Afirmo que voy a morir joven por el mero hecho de mi pasado. Son muchos castigos a diario. Demasiadas veces llevado al límite un cuerpo que sólo tiene un uso. Demasiadas advertencias rechazadas por mi ego mal entendido.

Ahora mismo me duelen mucho más los hombros de escribir esto en el portátil que los dichosos gemelos de las piernas. Ahora mismo estoy fumando. Ahora mismo estoy pensando en un curso que quiero empezar y tengo a mi izquierda el kakebo para apuntar los gastos que me ha supuesto esta visita al fisioterapeuta y seguir con mis planes de ahorro.

Ahora mismo estoy pensando en no poner excusas a esa persona y seguir con mis planes a pesar de que estoy convencido de que me va a dar algo en cuanto deje de fumar. Sí que es verdad, que después de escribir esta parrafada y leer todos los enlaces que pongo en ella, irremediablemente la esperanza se va adueñando de mí.

Espero que sea lo suficiente para seguir adelante y pase lo que pase, no digan que no lo intentó hasta el final. Me acuerdo de Rafael de Vega Sahagún –Fali-, que en paz descanse y joder; me duele ser tan cobarde. El murió con 19 años después de entrar en la universidad (a pesar de repetir), llevar dos semanas sin fumar y acabar de sacarse el carnet de conducir.

Bueno, cosas mías. Tengo todo el apoyo del mundo, la gente que me rodea está conmigo, tengo unas ganas enormes de bajar de 4 el kilómetro, más ganas aún de que no pueda evitar oler mi piel cada vez que me desnudo… bueno cosas mías.

Necesitaba describir la situación, necesitaba que lo supieras, necesitaba intentar sacar los trapos sucios antes de desintoxicarme, necesitaba abrir mi boca antes de dejar abierta la ventana para airear mi habitación.

No voy a morir pronto, no soy James Dean, ni tengo un  Porsche Spyder 550 y no quiero ser leyenda. Supongo que quiero ser un tipo normal, buen marido, buen padre y mejor poeta.

Me moriré pero con calma, si acaso en una bicicleta; atropellado por algún loco al volante o yéndome por un barranco en una curva tomada a más de 70 kilómetros por hora… pero tarde, tengo más de mil acrósticos que escribir y aún no sé qué nombre le vamos a poner; los apellidos sí.

img-20170116-wa0011

 

Anuncios

Un comentario en “2017 01 16 Me moriré pronto

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s