Trail Castillo de Iscar

2017 03 20

Trail Castillo de Iscar… o la mitad de él. No me atreví a más. Estaba apuntado a la larga pero antes de salir ya sabía que no iba a llegar. Qué mala hostia tengo. O quizás sólo esté madurando a pasos agigantados. El caso es que sabía que algo iba a pasarme malo desde el kilómetro uno y decidí cambiar la distancia. Mi Garmin marcaba 172 ppm en el primer kilómetro, algo que sólo pasa a partir del kilómetro 10 en la mayoría de ocasiones.

Mi cuerpo estaba alterado y adulterado por la sobredosis de semana que me había metido al cuerpo. Entre la carga excesiva de trabajo y una tarde de sábado demasiado espléndida, el radiante sol pesaba demasiado en mis hombros.

Comenzamos en el pueblo para subir a ver las magníficas vistas desde el castillo demasiado pronto. Me acerqué a sus frías piedras al ritmo de un amigo poli, experto en esto de los trails y claro, mis pulsaciones disparadas, mis piernas bien, mi cabeza a uvas…

El kilómetro 2 dilucidando si era conveniente retirarme o seguir hasta el colapso, me hizo tomar la determinación de afrontar la carrera con una sonrisa. Pasaba de sufrir más de lo necesario. Necesitaba acabar la semana redonda, redondeándola con una carrera demasiado bonita como para dejarla pasar.

Las vistas y el terreno invitaban a ello. La sierra segoviana se veía nevada a nuestra derecha y nosotros íbamos sudando en camiseta de tirantes, mi ritmo era bueno y no necesitaba fatigarme más, me he ganado el derecho a disfrutar de las carreras populares de mi tierra a base de repartir sonrisas y ánimos kilómetro a kilómetro; así que opté por el camino del medio y decidí cambiar a hacer 11 kilómetros en vez de 21.

En el avituallamiento me paré, pasaba la primera clasificada y seguro que la compañera estaría cerca. La esperé, bajé mis pulsaciones y en cuanto la vi, la intenté ayudar. Fueron dos carreras de 5, la primera a tope y con la cabeza entre la mala hostia y la mala hostia; la segunda disfrutando como un niño con bicicleta nueva en la plaza del pueblo y controlando mis pulsaciones.

Fueron dos carreras en la mitad de una carrera. Fueron dos corazones con distintas velocidades. Fueron dos zancadas, una desmedida y la otra reprimida. Fueron dos subidas una a cara de perro y otro sonriendo.

No puedo pedir más. No se puede vivir más intensamente una carrera y a la vez acabarla y querer desaparecer. Dos cervezas buenas de un antiguo compañero de colegio y para casa. Necesitaba estar en silencio después de tanta algarabía.

No fue tan mal, a pesar de todo; pero no me arrepiento de la decisión de esperar. Merece la pena correr acompañado, merece la pena tomar el sol en las piedras fresquitas de un castillo con una cervecita, a tu lado, con esas magníficas vistas; aunque nos separe la inmensidad del silencio, aunque no haya abrazos para celebrar tu victoria.

Ahora a pensar en la siguiente, antes de Costa Quebrada hay que hacer algo…

IV TRAIL CASTILLO DE ISCAR

Fecha: 2017 03 19

Hora de salida: 10:30

Distancia: 11000 metros (aprox)

Tiempo: 01:01:55

Puesto: 23 de 87

Dorsal: 35

Categoría: M 22 +350

Anuncios

Un comentario en “Trail Castillo de Iscar

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s