Integral de Valdecebollas

cartel_iva_17.jpg

2017 05 28

Cuatro de la mañana y suena el despertador.

Menos mal, porque en vez de a las 5 habíamos quedado a las 4:30 según un whatsapp mientras ya dormía. Consecuencias, se me olvida el porta dorsales y no puedo tomar un desayuno hipercalórico que tenía preparado.

A las 5, desde la Cisterniga salimos Roberto, Alberto, Gabi y yo hacía Palencia. El viaje sirve para cerciorarnos de mis descuidos y soltar nervios antes de la machada. Mi primera maratón y encima de montaña (más tiempo en el sillín que para eso soy el Sr. Bicicleta).

Antes de las 7 estamos tomando café en el bar de la placita del acogedor pueblo.

*Dato importante, llevo sin fumar desde las 22:30 del día anterior.

El tiempo acompaña y el organizador nos indica que salvo la cumbre, el terreno está inmejorable. Cogemos el dorsal y un chip que llevamos en la muñeca para los controles de paso. Antes de abandonar el bar, pido un cigarrito a los chavales que seguían de fiesta a esas horas, tomando cubatas mientras veían como se animaba el ambientillo.

Nos vamos al coche y nos preparamos con mochilas, geles y demás gaitas. Nos indican obligatorio llevar chubasquero o cortavientos y Buff. Equipado y sin apenas nervios, me acerco otra vez a la terraza del bar a fumarme otro pitillo con los chavales.

Dan la salida y sigo el paso de Roberto y otro Alberto de Valladolid que conocemos. Subir, subir y subir, vuelta al pueblo y empezamos la subida dura hasta el ecuador de la carrera. Bosques maravillosos, caminos empedrados y embarrados, pistas forestales rodeadas de una vegetación maravillosa y nubes y viento ensordecedor. Subiendo por encima de 2000 metros, el paisaje es apocalíptico. Nada más pasar un avituallamiento en un refugio con gente maravillosa dándonos de todo, los prados se convierten en rocas y pequeños arbustos, la niebla se cierra y el viento empieza a soplar. Justo antes de llegar al refugio, saqué mi chubasquero y me le enfundé. Los manguitos que llevaba en la mochila me parecieron demasiado, pero podían haber servido también. La temperatura bajó, la niebla no dejaba ver de baliza a baliza (25 metros), mis riñones pedían tregua y subí andando muchos kilómetros (o mucho tiempo) hasta el siguiente avituallamiento, dónde 3 hombres nos esperaban al resguardo de un todoterreno. Era difícil comunicarse por el sonido que provocaba el viento, una subida escarpada más hasta una cruz y todo bajada.

El viento no dejaba pisar donde tu pie quería apoyar, hubo varias caídas, yo afortunadamente no, las rocas eran planas pero resbaladizas y después de un buen rato de suplicio, volvieron los prados y una bajada de vértigo, llena de trampas y muy larga, sin descanso hasta el siguiente avituallamiento.

Con las patas molidas, acogemos prados cruzados por riachuelos naturales que hacen difícil saber dónde pisas. Saltamos un palet de madera a modo de escalera para salvar una verja y más prado embarrado y más riachuelos. La bajada es más amena y aunque exigente, divertida.

Un falso relax antes de llegar a la última subida a las torres eólicas. Después de una subida corta y poco exigente (para lo que llevábamos), una bajadita embarrada a tope, dónde me llevé un par de sustos con las ramas sueltas a la verita de un riachuelo precioso; afrontamos la última subida hasta las torres eólicas.

Engañaba, demasiado tiempo subiendo, primero por una pista con rocas traicioneras que te hacían zigzaguear y un último tramo por un sendero muy estrechito hasta llegar a un pra´o con caballos precioso. Un falso llano, recorriendo las torres y a bajar. Las piernas tulliditas, no respondían y el freno de mano se centraba demasiado en mis rodillas doloridas. Aun así la bajo sin ningún tropiezo extraño y a poco menos de un kilómetro para alcanzar la meta, algo de pista sólida y nos adentramos en el pueblo.

Quedan cien metros para la meta y cuando de la vuelta a la izquierda lo tengo hecho.

Me salen 4 renacuajos de unos 5 años a luchar en el sprint, me vengo arriba y me olvido de todo. De repente, levanto la cabeza y me freno en seco; allí estaba Gabi esperando con una sonrisa.

Entro tan campante y sonriente en la meta y saludo a mis compañeros improvisados de sprint. No oigo ni aplausos ni leches, me piden entregar el chip y se finí.

Joder, mes de Mayo finiquitado y con nota. Maratón terminada. Cagüentoooo, necesito asimilarlo. Sin acercarnos al coche y mientras mis compis que han llegado media hora antes que yo siguen danzando por ahí, yo me alejo con los 20$ que dejé como señal, por no tener la licencia de montaña; a un bar apartado del bullicio de la meta.

Caña con limón y tabaco. Me descalzo y hablo con un perrito que andaba en la terraza tan solitario como yo, de mis cosas, de cosas de perros.

El silencio me reconforta, no quiero bullicio. Mientras me fumo el cigarrito, me descalzo y respiro hondo y orgulloso; me salta la luz de que igual me están buscando. Me acerco al bullicio, meto las piernas en una piscina portátil muy bien apañada, como melón como si no hubiera mañana, un poco de chorizo y a las duchas.

Un arroz sin sal y un café de puchero sirven de despedida en el polideportivo del pueblo.

El viaje de vuelta contando batallitas y ya en casa, más arroz, leche y terminando de escribir esto, sólo pienso en dar un paseo y… a la cama.

Qué pena que de esta bellísima carrera no me quede el recuerdo de una medalla. La iba a colgar en lo más alto de mi medallero.

Cómo dicen los progres: Señoras, señores… ¡Ya soy maratoniano!

A la espera de resultados oficiales, sólo diré que superé las 6 horas en 2 minutos y estoy muy orgulloso de haber tenido la cabeza suficiente para no apretar cuando mis piernas me lo pedían, seguro que habrá mejores ocasiones que esta.

Buen final de domingo…

 

Anuncios

Un comentario en “Integral de Valdecebollas

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s