Es lo que tiene la meseta castellana

19224987_1675524812754338_4571035569462547355_n

2017 06 19

Es lo que tiene la meseta castellana, es muy basta en terreno pero hay poca gente. No se puede pretender que haya 7 u 8 carreras populares y en todas haya alta participación.

Eso ha pasado este fin de semana. Mis nulos compromisos sociales me hacen ser uno de esos privilegiados que pueden asistir a casi todos los eventos (carreras populares). Descartando por salud la Media de Campaspero y por ignorancia la monumental de Palencia, pude asistir a 3 carreras de menos de 10 kilómetros cada una este fin de semana.

La primera a escasos metros de mi casa, en el barrio de Pajarillos. 10ª LEGUA CONTRA EL NARCOTRÁFICO. Nunca defrauda, es rápida y la gente lo sabe, aunque el calor apremiaba ya a las 11 cuando se dio la salida, sabía que era en la que podía apretar. Empecé dudando y muy atrás, saludando y haciendo el paripé como siempre; pero fui cogiendo el ritmo y me encontraba bien. Al final no pude bajar de 4´10” pero me supo a gloria.

Un par de refrescos y para casa. El calor hacía imposible disfrutar de la siesta, así que después de un paseo con mi hermana viendo los clásicos de Renault en la Acera Recoletos, cogí el coche y a Medina de Rioseco. 39º CROSS DE SAN JUAN. Ésta iba a ser más dura. Con el calor y la ardiente brisa que se respiraba a las 19:30 h., los 9,8 kilómetros se iban a hacer muy largos… y así fue.

Sin título.png

A pesar de salir bien, había olvidado por completo tomar sales después de comer y sin llegar a acalambrarme, sí que sentía demasiado los gemelos. Pasado el ecuador de la prueba bajé el ritmo. A pesar de hidratarme bien no me respondían las piernas. La pesadez que sentía era bárbara y pasé de ritmos aceptables a ritmos de entreno baratos. Es lo que tiene mi adicción innecesaria… pasa factura de vez en cuando y en Rioseco me la jugó. El calor insoportable y mi tara hicieron que deseara acabar la prueba antes de tiempo. Sin ánimo de nada más y felicitando a los campeones me despedí y me volví a Valladolid con más pena que gloria.

El domingo ya me lo tomé como un regalo. La 4ª C. P. ALDEAMAYOR GOLF fue un paseo por el campo de golf, más que una carrera. Salí acompañando a Pablo (compañero de Renault) y a Rubén (excompañero de Zener). A ritmos bajos, mis piernas se sentían cómodas y tuve la oportunidad de compartir un buen rato con ellos. Allí estaba el master de @solorunners José Ángel Ruiz Serrador que después de los 100 kilómetros en Santander venía a acompañar a una amiga y el keniata del equipo, Pedro Pablo Pérez Espartero que fue a “tol dar”, como él sólo sabe, quedando segundo de su categoría. Al retrasarse la salida, por causas incomprensibles; los casi 7 kilómetros se hicieron dolorosos para algunos corredores. Yo me encontré a un chaval a menos de un kilómetro para la meta, mareado y tuve que parar. El calor fue insoportable y esforzarse más de la cuenta pasó factura a más de uno.

19260282_2295884313969982_5648856239481800181_n.jpg

Y aquí viene mi crítica. Los runners de mierda solemos madrugar más el fin de semana que entre semana. ¿Por qué no se adaptan los horarios, ya no al caloret, sino a los propios corredores? No digo correr a las 7 de la mañana, 9:30… No, a las 11 de la mañana con 32⁰ o a las 20:30, incluso 21:00 que se ve de sobra.

Esto no lo digo por mí, a mí me da lo mismo; entrecomillas yo entreno y puedo aguantar una carrera de 10 kilómetros a 40⁰ (regulando y sabiendo lo que me puede ocurrir porque lo he entrenado), pero como se llaman POPULARES… implica que las puede correr todo el mundo y no. Si además hacen porque sean épicas, pues menos.

No es sólo mi opinión. En el cross de Rioseco no llegamos a 50 personas corriendo, siendo un pueblo donde hay un equipo de triatlón y sobre todo, mucha afición al deporte sano. Hablando con alguno de por allí, habían pedido al Ayuntamiento aplazarla al domingo con la fresca, pero no aceptaron. No entiendo las motivaciones o intereses que pueda haber en que de un año a otro baje la participación por motivos tan lógicos como el alto grado de golpes de calor y mareos causados por las altas temperaturas y no se ponga ningún remedio para ello.

Los más damnificados al final somos los corredores que aparcamos ciertas carreras por motivos de salud y bienestar… y no olvidemos que esta fiebre del running no es más que eso, ganas de estar más saludable y pasar un buen rato con amigos.

Sin más, ahí lo dejo… que entro de tarde a trabajar y eso es obligatorio, a pesar de las condiciones climatológicas y demás circunstancias ajenas a la paliza que me voy a dar.

Feliz semana…

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s