V TRAIL NOCTURNO RENEDO DE ESGUEVA

A CARTEL V NOCTURNA.jpg

2017 06 25

V TRAIL NOCTURNO RENEDO DE ESGUEVA

El viernes bajé al pueblo con mis padres con todo preparado para esta carrera. Tanto el viernes por la tarde como casi toda la jornada del sábado, mi pulso no pasaría de 50 ppm.

El adobe relaja, limpiar el jardín, ojear libros de filosofía, dando un paseín para tomar una cervecita cuando menos gente hay… después de una pequeña siesta coger el coche y marchar a Valladolid.

Las calles cuando llegué a las 19:30 estaban casi desiertas, me dieron ganas de activarme un poco antes de la carrera en el gym, pero mi cuerpo no pedía guerra. Estaba en modo off. Compré Enantyum en la farmacia de guardia de al lado de casa y me fui a Renedo a por el dorsal.

A las 20:30 estaba aparcado al lado de la salida. Me acerqué a la plaza y mis pulsaciones empezaron a des aletargarse. Saludos por allí y por allá. El primero Rubén que pertenece a Renedo Bikes. Luego Gabi colgado del teléfono fue el punto para ir subiendo el ritmo. Un café y a cambiarse.

A una hora para el comienzo de la salida, ya estaba cerrado el coche y con más compañeros del equipo con ganas de correr a pesar de venir de Peñalara de hacerse un entreno elegante.

Yo no sabía qué hacer. Tenía programado también ir a un Trail al día siguiente a la montaña palentina de 25 kilómetros, debería regular aquí o regular mañana…

La gente que venía, tanto de mi equipo, como algún galgo que vi; venían a correr de lo lindo. Nada de regular.

Encima nos habían advertido que era más dura que otros años… difícil decisión. A darlo todo.

Por las calles del pueblo haciendo el panolis entre el pelotón, me retorcí el tobillo derecho y casi me doy un buen susto; en cuanto me recuperé… a correr. Me siguieron Ángel y David, empezaba la pista forestal que nos llevaría a los senderos y de noche no se podía adelantar mucho. Cogimos ritmillo y adelantamos a mucha gente en esa zona de pista, subiendo ya por los senderos, no perdimos el ritmo y fuimos con un grupillo hasta el kilómetro 3. Ahí ya se empezaba a subir un poco más y el otro Ángel nos adelantó para seguir su ritmo endiablado.

Preferí no forzar y subir a mi ritmo, David me seguía e íbamos bien. En continuo sube y baja alcanzamos el punto más alto de la carrera, una bajadita y a seguir con el rompe piernas otros 5 kilómetros más.

Lo de siempre, en las subidas clavado y en las bajadas adelantando a pesar de la oscuridad. El camino era atractivo a pesar de no acompañarnos la luna llena por haber aparecido las primeras nubes después de mucho tiempo en el cielo de Castilla. La oscuridad no me impedía bajar bien e incluso arriesgar un poco en zonas un poco más irregulares.

Sentí una pequeña molestia en la planta del pie, que me hizo pensar en la atrofiante fascitis plantar que ha dejado en el dique seco a uno de mis más queridos compañeros de fatigas; pero en vez de tenerla miedo; pisé con más fuerza si cabe.

Después de una bajada pronunciada salíamos a una pista que se iba a hacer eterna. David y yo fuimos a la par esos dos últimos kilómetros. Tuvimos la intención de coger a unos que iban a unos 200 metros, pero pinrelaba de lo lindo.

Con la lengua medio fuera dimos las últimas curvas por el centro del pueblo hasta el pabellón donde se  encontraba la meta y la cena… Buen ambiente para recibirnos y satisfecho con el esfuerzo realizado. David está muy fuerte, Ángel más… no debimos quedar mal, porque no había ni veinte corredores en la zona de llegada, si ponen los resultados lo sabré.

Serrador (de mi equipo) 4º, Ricardo Mayordomo vencedor absoluto… un poco de agua y para la camita. Nada de cena ni leches que tengo que madrugar…

Las 5 de la mañana y sigo del baño a la cama, imposible salir y meterme dos horas de coche para meterme otras 3 de carrera y volver…

Mi cuerpo cae rendido a eso de las 6 y media de la mañana con su dosis de Prinperan en el cuerpo…

No he podido hacer el fin de semana completo… una pena.

No entiendo muy bien la razón, lo achaco a los nervios, mi ansiedad, quizás demasiada agua fría… ¡qué sé yo!

Ahora que son las 20 horas del domingo, me empiezo a encontrar mejor.

He comido suave e insípido durante todo el día pensando que podía recuperarme antes para llegar al postre de la comida de equipo (que era hoy) pero nada…

Sofá y finalísima del campeonato de Europa de Baloncesto Femenino.

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s