XIX CARRERA MONTAÑA SANABRIA

001-recortada.jpg

2017 07 12

XIX CARRERA MONTAÑA SANABRIA

Fecha: 2017 07 02 Hora de salida: 10:00

Distancia: 20000 metros (aprox)

Tiempo: 02:48:24

Puesto: 119 de 219

Dorsal: 126

Categoría: VAM  57
No pensaba yo que iba a necesitar un descanso… pero sí.Mi cuerpo está contracturado, el descontracturador que le descontracture buen descontracturador será.

Mis gemelos, mis riñones, mis antebrazos, mi cuello, mis tobillos… piden vacaciones anticipadas.

Los 40 no son los 20 está claro. Mi adicción no me permite disfrutar de los calores, mi garganta se resquebraja y su sequedad pide a gritos un manantial que lo sacie.

Hace ya casi dos semanas afronté un trail precioso partiendo desde el pueblo natal de mis padres. Desde allí a Sanabria había menos camino. Allí, en Villamayor de Campos, mi pulso no sube de 70; mi cuerpo al llegar a Sanabria no quería peleas.

Aparqué cerquita de la meta y esperé a los compañeros que venían desde Valladolid. Casi se me echa la hora encima para cambiarme. No sé si fue la poca gente de mi equipo o la masiva afluencia de los demás, pero las ganas no iban en aumento. (Era el campeonato de Castilla y León de Trail por equipos).

La incertidumbre duró hasta bien entrada la carrera. Pendiente de todos menos de mí, no logré olvidarme de todo y disfrutar. No logré ver que cada uno iba a lo suyo, que yo no estaba para hacer disfrutar, que era una carrera competitiva y yo “corría” como si de una san silvestre veraniega se tratara.

Ni siquiera quitándome la camiseta e impregnándome de los rayos de sol maravillosos que nos empaparon, fui capaz.

Y así quedó, mi primera carrera en tierras zamoranas; en un mero trámite pre-vacacional. Un paseo por un entorno maravilloso, con sus riachuelos, sus helechos, sus cantos rodados cual calzada de locos romanos… pero nada más.

Una decepcionante carrera, por mi entorno. Mi falta de adaptación a las altas pulsaciones. Más pendiente de la familia y demás allegados que de mi disfrute.

Así fue como al terminar la carrera, a pesar de encontrarme con Guiralda y familia; me fuí directamente al pueblín y de ahí zumbando a la city con culebron de los malos incluido en el viajecito.

Una experiencia extraña, diferente y de la que hay que sacar lo positivo. Los problemas personales hay que dejarlos fuera del cancha… y si el cuerpo te pide calma, hazle caso y aunque sea un domingo al año, vete a misa; allí no se altera el pulso para nada.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s