Afuera en la ciudad

Afuera en la ciudad

sigue lloviendo o eso dicen…

Fue tan breve trabajar

en las minas de Saba…

Tan intenso como un deja-vu

con su efecto mariposa…

No me sigas mirando así por favor,

cada vez que clavas tus ojos

buscándome, desnudo mi alma;

“cada vez que me lo pides lento”

pienso en los siglos que quiero

no apartarme de tu boca…

Y jadeo como un animal

y tú me calmas…

Ahí afuera sigue lloviendo

y el cortocircuito provocado

por mi serena estancia en tus infiernos

nos va a hacer morir

sin conocer de nosotros,

más que los huesos…

Que sólo hacen que avivar el incendio…

Mientras afuera sigue lloviendo…

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s