Carrera de la Lotería 2018

Llevo días de reposo, lectura y abandono social. Tanto es así que hoy al terminar la carrera tenía dos llamadas perdidas de mi madre, preocupada por no contestarla a los whatsapp.

Ayer hice el amago de bajar al centro a ver a un amigo runner hacer lo que más le gusta (pinchar música) pero mi inapetencia y un creciente dolor de boca me hicieron volver a la cama antes siquiera de pasar a saludarle. No tengo espíritu festivo.

Grinch es un aficionado comparado conmigo. Pero yo no estoy dispuesto a amargar a nadie sus días de relax.

El caso es que esta mañana, a pesar de despertar antes de las 7 de la mañana, me dije, date media vuelta y a las 9.15 abrí el ojo de milagro y corriendo a la quedada. Porque no es más que eso. Una bonita quedada de amigos para afrontar 13 kilómetros por la Ribera del Pisuerga, cruzando hasta el parque de Parquesol y vuelta hasta el seminario, desde dónde comenzaba todo.

Hoy estaba otra gente corriendo, entre ellos Jesús el speaker y otros poco habituales como Depa, Rober, Marta y Berta.

La ida la hice con Berta y tras la foto de rigor en Parquesol, la vuelta con Marcos, un entrenador de balonmano de La Salle, con el que espero salir en un par de fotos. Un buen tío.

El caso es que hechos los 13 kilómetros y después de hablar con unos cuantos amigos, a pesar de dejar un par de empanadas para el almuerzo de después; dado mi espíritu navideño y tal, cogí el coche y para casa, que tengo mucho que leer y espero, algo interesante que escribir.

No doy para más, de hecho; me he comprado un rodillo para salir aún menos de casa y seguir haciendo algo de deporte sin tener que ir a carreras populares. Ni siquiera voy a los entrenos de mi equipo. Me apetece silencio, escapismo a modo de mindfulness mal entendido supongo.

Pero hoy he disfrutado mucho corriendo acompañado y sé que sino hubiese habido esta carrera me hubiera quedado en casa todo el santo día.

Muy recomendable quedada por el ambiente no competitivo y por el magnífico recorrido y el buen día que nos ha hecho.

Mañana toca Arroyo de la Encomienda, 10 kilómetros un pelín más rápidos que hoy, o eso espero.

Ahora a comer bien y a seguir leyendo vuestros blogs y otras cositas que tengo a mano por mis estanterías.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s