Turnedo

Si escribiendo unas palabras se acabaran las penurias, sería doctor honoris causa… Pero no lo soy, ni si quiera de mí mismo; supongo que de mí mismo el que menos.

No controlo el mundo que me rodea, al final él me controla a mí. Mira que intento ser independiente a su genocidio y acabo provocando el mío.

Es más fuerte que yo, sus sacudidas son fulgurantes aunque estés prevenido.

¡Qué hijo de la gran puta!

Lo jodido es que no remata y me queda tonto… Y me ha noqueado muchas veces y eso tiene dos consecuencias: una estoy muy muy tonto y la segunda que estoy cansado de levantarme y seguir.

Luchar, luchar…

Eso se lo dejo a los de las banderitas, que les metía el mástil por el culo… Tanto a unos como a otros…

Se lo dejo a los que poseen el espíritu resiliente, sean presidentes del gobierno o niños de mamá…

No quiero joder a los demás para vivir yo mejor… Si llego hasta verano bien, sino también… ¿Para tener que mezclarme con toda esta mierda todos los días? ¡Le pueden dar por el culo a todo!

Estoy harto de ver mierdas y tener que mirar para otro lado, escuchar tonterías y tener que callar, ver a mi alrededor multitud de injusticias o padecerlas y tener que quedarme con los brazos cruzados o simplemente escribir sobre ellas para no quemar vivo al que las comete día tras día impunemente…

Os lo dice uno que no sale de casa y que cuando sale va a sitios protegidos, favorables… para evitar todas esas cosas que odio; una palabra mal entendida y muy poco usada, porque es mejor ser diplomático o condescendiente o políticamente correcto o tener mano izquierda…

¡Cagao pa´ellos!

Invade tanto esto que llaman globalización; que uno no se libra ni quedándose en casa leyendo libros. Al final no puedes poner la calefacción o te quitan la casa directamente y todo sigue fluyendo, se sigue moviendo el santo grial del todo poderoso dinero hasta que otro caiga… ¡Todos menos ellos!

Así lo hemos consentido, a pesar de la lucha (me llamaban sindicalista los jefes sin haberme afiliado a nada nunca) y uno ya está cansado… Porque siempre hay algún vendido. Ahora es raro que no lo sean casi todos…

¡Qué puta mierda todo!

Al final es mejor estar sólo para no arrastrar a nadie… Al final, toca seguir escribiendo hasta que el cuerpo aguante, ese cuerpo que ahora pide a gritos descansar antes de seguir vociferando en silencio sandeces que no van a ninguna parte.

Mañana si tal os cuento los kilómetros que he saboreado este fin de semana en mi zona de confort, en brazos de mi hermana… Pero ya mañana dios mediante.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s