Volvió a aparecer como si nada

Parecía el despertar habitual una noche de truenos y relámpagos, pero no…

Otra vez volvió a aparecer ella en mis sueños. Me sobresaltó tanto su presencia, que creía ya olvidada; que los ojos no tenían ganas de perder su visión tan concreta… y costó retomar la almohada y volver a dormir.

Pero, entre sudores fríos; la cama se quedó helada. A pesar de mis esfuerzos por recogerme de nuevo al abrigo de las sábanas, mis ojos se volvieron a abrir como si fuesen las 10 de la mañana de un domingo.

Me incorporé y decidí acercarme al baño, lavarme y cambiar la camiseta.

– ¡Las 00:30! ¡Pero si acababa de acostarme!

Sonreí mientras volvía a recostarme en la cama aireada para evitar la humedad que la había inundado… Todo estaba en silencio, en calma, volvió a aparecer como si nada; ¡Qué canalla!

Seguía sonriendo ya con los ojos cerrados y así me he despertado hoy… Tan valiente como en aquellos tiempos en que me amaban…

Anuncios

1 Comment

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s