Media Maratón de Valladolid 2017

FB_IMG_1506281593092.jpg

2017 09 25

No sé porque me quejo tanto de mis dolores. Al final me pongo un dorsal y disfruto como un enano.

Ayer más de lo mismo. La Media de mi ciudad disfrutada al máximo. Sin pretensiones, sin prepararla, sin geles ni ostiadas.

Correr al solete y con buena compañía.

Todos dirán que es aburrida, sin apenas animación, a dos vueltas innecesariamente… blablablabla.

Siempre tiene algo especial correr en mi ciudad. Ayer fue Oscar con su bici, su altavoz y su hija en patines. Fui el más afortunado de todos los corredores, o por lo menos así me hizo sentir. En la zona más desierta de la carrera (una recta interminable que nos llevaba a la Cúpula del Milenio) me puso unos temazos de órdago.

En la primera de las vueltas acompañado por mi amigo Ignacito, en la segunda; haciendo disfrutar a los corredores que estaban cerca de mí.

Lo de mi amigo Ignacito es de quitarse el sombrero. Más de dos metros de tío que me sacaron un minuto a la entrada en meta.

Pero el mérito es mío al seguirle. Yo no me veía para esos trotes tan vivos y gracias a él, acabé haciendo una marca decente, pese a mi nula preparación.

Fui a rachas, sin regularidad. Pero que si el cuádriceps, el tobillo izquierdo (o algo así), el callo del derecho… al final iba compensando de un lado y de otro y subiendo y bajando de ritmo según me lo pedía el cuerpo. Con Garmin pero por sensaciones. Veo ahora los tiempos por kilómetro y fui como pude. Sin forzar en ningún momento, sin dolores agudos en las malditas rodillas.

Eso sí, fue parar y cojear. Las malditas cintas que me puse en las rodillas para protegerlas me duraron 2 kilómetros. Pero debe ser otra cosa. El miércoles empiezo 10 sesiones de fisioterapia para ayudar a prevenir dolores y poder volver a la montaña que es más bonita que el asfalto. Pero pienso que esta transición me viene bien. Los duros impactos de las rocas en las bajadas me han hecho pasarlas canutas todo el verano y mantenerme en el dique seco. La vuelta al trabajo ha hecho resurgir problemas de espalda que habían sido solapados por el reposo y la inactividad.

No ha estado nada mal. Después de una semana de entrenos con el equipo hacer 1h 38´, con el único objetivo en mente de poder acabarla. ¡Chapó!

Ahora a buscar regularidad. El siguiente fin de semana iré a Palencia a seguir mi particular puesta a punto. Quisiera disfrutar del trail del 21 de octubre en El Escorial y no tener demasiados dolores tras él.

Supongo que #miadiccióninnecesaria tendrá algo que ver con mis dolores recurrentes, pero eso tiene receta aparte.

Por lo demás, feliz semana y buenos kilómetros.

La sesión de gym de hoy ya está hecha, iré a Pilates esta tarde y a currar de noche toda la semana. Sed buenos.

 

Anuncios

Mi Desafío Somiedo en verdad

20170728_173303

2017 07 30

Mi Desafío Somiedo en verdad, no tuvo nada de desafío.

Mis últimas semanas, incluyendo dos trails y varias salidas a jugar al baloncesto al Campo Grande han sido de total ostracismo (atléticamente hablando) y dejadez.

Todo coincide con lo de siempre. Gracias a dios.

Mis preocupaciones, desencantos, alegrías y sonrisas del día a día fuera del running siguen estando en primer lugar.

Esta vez, el popurrí era variopinto. Coche, casa, dentista, vacaciones, trabajo, salud, familia y amigos estaban turbios.

No encontraba salida “limpia” en ningún sitio. Todo fallaba o dependía de o faltaba matizar o llegaba en el último momento o llegaba en el peor de los momentos o no llegaba o a pesar de ir para adelante fallaba algo…

El barullo que tenía en la cabeza no lo aplacaba ni siquiera el adobe… y cuando eso pasa es mala señal.

Mi desafío no era Somiedo, era y es mi trabajo, mi familia, mis amigos, mi situación personal.

Tiene que ir para adelante sin fallos, sin peros y sin excusas; y sobretodo sin a pesar de…

 

 

DESAFIO SOMIEDO

 

IMG-20170719-WA0007.jpg

2017 07 29

MEDIA DESAFIO SOMIEDO

ABANDONO EN EL KILÓMETRO 23

Podía haber seguido y joderme las dos rodillas y los cuádriceps pero mi cabeza y mi total desmotivación pudieron con todo.

Mi cabeza quería ver más del Parque Natural de Somiedo, mi cabeza quería hundirse en los ríos helados de sus valles, regocijarse con sus sonidos melódicos, divisar otra vez sus rocosas tempestades… pero pudo más el dolor de rodillas a cada paso. Cada maldita zancada suponía ceñir el entrecejo y cagarme en too. Cada maldita piedra martilleaba mi tendón rotuliano y lo hinchaba cada vez más.

Pregunté a Rocío si tras los primeros 23 kilómetros quedaba alguna cuesta pronunciada. Lo sabía de sobra. La respuesta fue sincera: sí.

Entonces me tomé una cerveza con el dinero que llevaba en mi mochila, me senté y pedí unos hielos para bajar la hinchazón de las rodillas. Nada, eso no bajaba nada. Incluso hacía que me doliera más.

El simple hecho de estar sentado y flexionar las rodillas era un puto suplicio. Claro que podía haber seguido, pero… ¿cómo no se baja “rápido” por una fuerte pendiente?

Hablando con los compañeros que iban llegando al avituallamiento y entre todo el gentío que había, no me importó quitarme el dorsal, la mochila, ponerme el chubasquero y sentarme a esperar a que me bajaran las compañeras de equipo que estuvieron alegrando la carrera y animando todo el trayecto.

Tocó resignarme y devolverlas el favor. Cuando llegamos a la meta en el coche me quedé a animar (como ellas) hasta el último de los componentes del equipo.

Mi motivación… eso es otro cantar.

Recién estrenadas mis primeras vacaciones en el nuevo trabajo, con un carrerón y un paisaje para recordar por mucho tiempo, con medio equipo participando del evento… CERO.

Esa fue la motivación con la que llegué y subió un 10% en el transcurso del evento. Motivos de la subida: mis compis a los que agradezco minimizar todo. Motivos del bajo cero de motivación: …

Sinceramente, no les sé describir. Podría enumerar más de una decena y tener que matizar cada punto. (Se me iría el texto de madre).

Supongo que la principal de todas las desmotivaciones fue la que me hizo abandonar: Dolor agudo en las rodillas y no tener a que agarrarme para minimizarlo, frenarlo y/o hacer que desapareciera.

Iba en tiempo a pesar del dolor. Tenía piernas, sin agarrotamientos ni calambres a pesar de correr “de otra manera” desde el primer kilómetro. Iba en la posición que debía ir al paso por el primer avituallamiento en relación a los participantes que conocía. Pero el puto dolor no desaparecía y la rodilla derecha no paraba de crecer. Estaba disfrutando y haciendo disfrutar del paisaje a todos mis acompañantes, hasta el kilómetro 20 aproximadamente no me había adelantado nadie… pero fue pasar por el cartel de 2 kilómetros sin señalizar y tirar para abajo y pararme para no gritar; volver a intentar coger ritmo, dar 6 zancadas y apoyarme en las piedras a jurar en hebreo; volver a andar y posar de puntillas, te talón y de muñón y ver las putas estrellas…

Quedaba poco para el siguiente avituallamiento, iba andando, casi no vi a las incondicionales animadoras de mi equipo; no intenté ya correr…

El resto es historia.

El reto para esta semana, recuperarme.

Os iré contando…

 

2017 09 14 Me siguen faltando un par de crónicas de un par de trail

Toho_Boxing_Gym_-_Anime

2017 09 14

Me siguen faltando un par de crónicas de un par de trail, pero no encuentro el momento ni la inspiración.

La semana empezó a 12 horas hasta ayer, mi único objetivo llegar lo más fresco posible al fin de semana. El martes y hoy por la mañana un poco de gimnasio con elíptica y 4 ejercicios básicos para que todo no sea “crossfit” en la fábrica.

Noto demasiado pesadas las piernas como para salir a correr entre semana, a pesar del fantástico tiempo que acompaña. A la pereza, se le añade la fatiga y no creo conveniente salir a estirar piernas después de 21 kilómetros de media andados con botas de seguridad.

El caso es que tengo a las puertas una maratón de montaña y no veo el momento de salir a entrenar. Me apetece disfrutarla y olvidarme de los dolores de rodilla pero creo que eso va a ser imposible, por lo menos este “descanso” espero que me sirva para minimizarlos a la larga.

Mis sesiones de gym van, en parte; encaminadas a ello. Fortaleciendo cuádriceps y haciendo estiramientos para que las piernas estén más relajadas y tonificadas al mismo tiempo.

Mientras escribía esta paupérrima entrada, he hecho un paréntesis para apuntarme a una carrera este finde y forzarme a correr. Nunca he pasado por allí y ahora tengo familia, así que me parece un momento estupendo para ir a conocer Mayorga.

Mi estado de forma y mis tiempos han bajado estrepitosamente pero supongo que tengo que empezar la temporada en algún momento y quitarme el miedo escénico y volver a disfrutar corriendo, aunque sea en modo tortuga.

Siempre he criticado a los que miran demasiado el crono y entrenan como si se les fuera la vida en ello. Mi objetivo es otro.

Sin más, voy a descansar un poquito antes de ir a trabajar que es lo que me pide el cuerpo y mucha suerte a España esta tarde en el Eurobasket…

 

2017 09 05 Debería hablar de mis últimas carreras…

BD3

2017 09 05

Debería hablar de mis últimas carreras… No va a ser el caso, de momento.

Subo de ver el partido del Eurobasket 2017 y quería hablar del tremendo acierto de nuestro entrenador en la última posesión en el cambio de Marc Gasol por Juancho Hernangómez y su paupérrima actuación durante el resto del partido.

Mezclar la juventud con la veteranía, mezclar el talento con la experiencia, mezclar la intensidad con la sabiduría… Tener un equipo completo y fraccionarlo en dos quintetos…

Fantásticos los dos, sin lugar a dudas; pero se espera algo más de un seleccionador nacional, sea de dónde fuere. Es fácil es hacer los equipos de solteros y casados, de ACB´s y ÑBA´s…

Lo difícil es sacar el mejor rendimiento a ambas partes y saber ubicarlas en cada momento de partido.

Lo siento, pero admito que me gusta más el quinteto que sale a partir del minuto 7 de cada partido. Admito también que con estos doce jugadorazos se puede jugar “igual” contra Croacia que contra Montenegro, pero para eso no necesitamos el carnet nacional de entrenador.

España necesita de un entrenador nacional que esté por encima de la vox populi y sepa conjugar las facetas de todos los jugadorazos que tiene, sepa ver más allá del historial y bagaje de cada jugador y sepa ver el buen momento de cada uno, el mejor complemento de un Pau, de un Navarro, de un Chacho, de un Ricky.

Espero que esto no nos pase factura en los cruces. No confío en él, es sólo una opinión muy personal. En los últimos segundos de partido nos ha demostrado lo contrario y creo que eligió de manera perfecta. Juancho me parece el complemento de Pau y Willy de Marc. Oriol es un valor seguro, Saneme igual. La dupla de Ricky y el Chacho (otro acierto de hoy) y Ricky jugando con los que corren y saltan y Chacho ordenando a los veteranos…

Estos chavales quieren llevarse el oro igual que yo señor Scariolo y no sólo depende de poner a los mejores. Los 12 son ganadores indiscutibles, exprímales, lo están pidiendo a gritos. Disfrute de ver dar un pase al aro de Pau o Marc a Abrines (si puede volver a jugar), a los Hernangómez o a Joan Sastre; háganos disfrutar de lo lindo y ganar. Los demás también juegan pero nosotros jugamos mucho mejor.

Suerte y al toro.

Es más fácil hablar que hacer, pero yo no cobro por ser seleccionador de baloncesto y usted sí. Hágase notar, sin estridencias; pero sorprenda.

Igual me estoy precipitando y lo deja todo para los cruces (si es así, ¡bandera!).