2018 02 04 Otro dorsal recogido y retirada

20180204 Otro dorsal recogido y retirada

2018 02 04

Otro dorsal recogido y retirada a casita antes de vestirme de corto.

Ni tan mal.

Más después de leer el blog de mi primo por aquellas tierras hermosísimas de Cataluña.

Hay que tomárselo con humor y divertirse. Si el cuerpo no da para más, pues oyes; quedan casi 50 fines de semana de este año.

Principalmente hoy no he tomado la salida porqué mi cadera y mi fémur izquierdo no estaban bien encajados esta mañana. Como la carrera era tarde (a las 13:45) me he dicho: Igual si vas al gimnasio y consigues un poco de movilidad uniforme en el banco de remo o en la bici estática, puedes afrontar el cross sin cojear.

Nada más lejos de la realidad.

10 minutos de remo y un poco de pecho y brazos después… Las sentadillas sin peso que he intentado hacer me han convencido de que no. Aún así me he acercado a ver a un compañero de trabajo que competía su hija pequeña.

Del aparcamiento al circuito he ido cojeando y sólo si iba acortando los pasos al mínimo, conseguía eliminar la cojera. Cogí el dorsal, saludé a mi amigo y a su hija constipada y con más pena que gloria; para casa. Se empezaba a levantar un viento helador y no apetecía nada vestirse de corto para acabar en muletas.

Supongo que esta tarde se me pasará. Se me pinzan las cosas últimamente. Cuando no es el hombro, la espalda, la cadera… Siempre del lado izquierdo, el corazón; que le tengo sensible. Gracias a dios se me pasará pronto, por experiencia; y se quitaran los pinzamientos y volveré a correr (como una tortuga o como una gacela) con una sonrisa en la boca.

La próxima semana empezaré a buscar remedio profesional al tema. Estoy ya un poco hasta la coronilla. Pasaré, como ha hecho mi primo; por los especialistas y a ver que me dicen.

De momento a seguir con mi reposo y según me digan los expertos igual me cambio al minimalismo porque yo lo que quiero es seguir disfrutando de la naturaleza a trancas o a barrancas, pero correr sonriendo antes, durante y después.

Sin más, buena semana a todos y a seguir disfrutando de kilómetros, ya os pillaré a todos; seguro.

Anuncios

2018 01 31 De esto que te da por mirar

2018 01 31 De esto que te da por mirar

2018 01 31

De esto que te da por mirar, hoy que es 31; las malditas estadísticas del Garmin.

Un tío que corre, 54 kilómetros en lo que va de año, ¡Récord absoluto!

Eso sí, minutos de actividad fuerte, 2090; casi 35 horas. Que luego no es para tanto en un puto mes.

Desechando carreras y eliminando de mi lista quedadas y entrenamientos varios. Se puede decir que mi mes deportivo ha sido paupérrimo (como mi nómina).

Me da que pensar, si soy menopausico o tengo un trastorno osteomuscular crónico generalizado. Mis hormonas campan a sus anchas mientras mis músculos se contraen y a base de Enantyum a punta pala y pocas horas de sueño debido a impulsos nerviosos que me hacen abrir el ojo a deshoras, el año ha empezado de puta madre.

Si a eso le añades la luna llena de hoy, pues ocurre que te haces una media maratón en el trabajo y luego te vas casi dos horas al gimnasio, porque te lo pide el cuerpo… ¡Y una leche!

Y así 31 días con sus 30 noches y claro, el cuerpo se cansa más aún que si hubieras hecho 150 kilómetros a la semana, 300 en bicicleta y 30 nadando.

Ha habido días de levantarme como un trapo, de pies a cabeza. Más bien como un trapo acartonado. Desde cervicales y hombros hasta la planta del pie encogido… Resaltando siempre la parte izquierda, la del corazón (partío)…

Lo jodido de todo, es que hay días que parece que llevo a rajatable el entrenamiento y se atisban progresos… Ahí deben entrar en juego las hormonas (o vaya usted a saber), igual la mala ostia también.

Supongo que no estoy para batir récords, pero de brazo sí (34 kgx12) y ayer sin ir más lejos de 500 y de 2000…

Pero me puede la rabia, el sufrir a lo bobo, el nervio… Dar estos bandazos (el cuerpo) en sólo 31 días no tiene que ser bueno. Tener tan descompensado el lado izquierdo que a lo largo de una semana sin correr acabe pelada la planta del pie derecho y la rodilla correspondiente inflamada…

Deshechar un partido de fútbol con amigos por notar el tendón de aquiles como un botijo.

Hacerme 300 kilómetros para andar por un sitio precioso y no pegar ojo las dos noches anteriores, no poder cortar en condiciones una mierda filete porque el puto hombro izquierdo se me pinza o vaya usted a saber que ostias le pasa que no puede con la mochila y para conducir de vuelta no le mueve porque ve las estrellas…

Podía “hablar bien”, pero no me da la gana. Me miro al espejo y veo un tipo que puede con sus dos primas una colgada de cada brazo y sus mochilas para al cole y la abuela… y lo que se ponga…

Pero el espejo debe estar maldito, distorsionado… Como los escaparates, es pasajero.

Esta semana, el lunes, advertí en el trabajo que igual me daban la baja. El lunes tiré de los carros con la derecha, la izquierda no podía ni con el refresco de la hora del bocata. Pues el martes, sin que me viera un médico, habiendo pasado por el gimnasio en vez de por urgencias el lunes… todo estaba colocado.

Hoy ya no… Se ha vuelto rígido, será la luna de los cojones o quizás un par de mensajes que nunca llegan y me mantienen como un perro al acecho de la presa, en alerta. Una tensión, que mis 40 ya no lleva demasiado bien (menopausia galopante) o vaya usted a saber doctor.

“El doctor me recomienda que no me quite mi abrigo” pero yo nunca hago caso a la puta canción más bonita del mundo (hoy), mañana será la de Niebla o quizás no llegue a mañana y sea hoy “Y piensO en esas cosas que la hacian maravillosa y que están en tu interior”

Entonces me levantaré mañana y empujaré mis carros con la picha cabeza y por la tarde me tomaré un Enantyum y veré el sol… hasta que llegue la noche y me eclipse…

Me voy a callar ya…

Razones hay miles por las que abandonar… pero tengo dos primas y una hermana que llevar a la parque a jugar cualquier día del año… Y queda mucho año. Y son 3 hermosísimas razones para superarme, empezando desde ya…

Así que a la cama con Enantyum y mañana como un toro.

Feliz semana a todos.

2018 01 20 Cross de Tudela en Pinar de Santinos

20180121
Mi equipo y mis senseis ;P

2018 01 20

Cross de Tudela en Pinar de Santinos, Tudela de Duero. Hoy no hubo minuto de silencio pero sí mayoría Solorunners. Un cross bonito, practicable y emotivo siempre.

Pudieron las sonrisas al recuerdo, aunque sé que lo hubo. Este año corrieron tus tres amiguisímas con la mejor sonrisa que tienen a pesar de espolones y gaitas.

Corrieron y sudaron la gota gorda, hoy por tí.

Yo para variar, después de una mala noche, me levanté justito para lo que yo estoy acostumbrado. Pero no por ello me quité del cafecito con porras.

Una vez en el pinar de Tudela entre saludos y demás mandangas, encontré a mi motivación (sin yo preveerlo) para este día. El grandísimo keniata de Viana, Pedro Pablo P. Espartero.

Él recuperandose de su lesión y yo con la esperanza de no agrandar la mía, calentamos como los profesionales. Viendo las trampas del terreno y siguiendo a rajatabla las pautas de nuestros entrenadores (movilidad y ejercicios varios)… Hasta tal punto que me tuve que ir a quitar la segunda capa que pensaba llevar para afrontar la carrera porque ya había roto a sudar.

Una vez dispuesto todo, me entretuve un poquito hablando con mi gran amigo Guille (luego os cuento un poco más de él) y dieron la salida y yo… Pufff!!!!

Mil perdones al corredor que se encontró conmigo entrando desde el lateral y se tropezó conmigo, mea culpa. Sorry de verdad.

El caso es que las tres amiguisímas y algún que otro SR me llevaron a salir en la tercera fila de salida y no estoy yo para esos trotes. Aunque intenté no molestar demasiado, me adelantaron muchos en las primeras curvas. Sergio SR afrancesado y yo manteníamos un ritmo prudente. Él con su pecho cogido y yo con mi tendón tocado, avanzábamos como podíamos hasta el primer tramo de pista ancho donde vimos a Pedro Pablo (mi luz).

Nos llevó sin él enterarse la primera media vuelta y antes de la segunda saludamos y pedimos permiso para que nos hiciera de pacer (liebre de las buenas). Con gusto nos animó a seguirle y así estuvimos los tres juntos buena parte de la segunda vuelta.

Al principio de la segunda, Sergio se animó y tiró más. Se ve que se le abrieron algo más los bronquios. Pedro aguantó el ritmo y cediendo unos pocos metros le manteníamos a prudente distancia, aunque es verdad que bajamos un poco el listón. Nuestro paso por kilómetro bajo un pelín pero seguíamos bien los dos (tullidos pero felices).

Al final de la segunda vuelta y con el empuje de la gente que se concentraba en las últimas curvas del precioso circuito, me vine un poco arriba. Sentía el tendón de aquiles cargado pero no cojeaba. Cambié un poco de ritmo para seguir el que habíamos llevado al principio de la carrera. Pedro se quedó unos metros, pero siempre le llegué a ver por el rabillo del ojo.

No soy de mirar hacia atrás, pero un compañero que me ha llevado ¾ de la carrera a sus lomos; se merece eso y más. Le animé a seguirme pero nuestro aliento no daba para más. Él me veía a mí y yo a él. Creo que nos sirvió a los dos para seguir hasta el final e irnos a casa satisfechos.

El final, feliz. Hacía tiempo. Con ritmos alegres casi todo el trayecto y sin agravar nuestras respectivas lesiones.

Si mi Garmin no se equivoca. La primera vez desde Septiembre que corro dos días seguidos…

Vale que he ido al gimnasio más de lo normal en mí, vale que entre los dos días no he pasado de 20 kilómetros, vale que sigo cojeando y dolorido. Pero ahí está.

Está claro que en grupo se mejora. Está claro que este grupo ayuda a mejorar. Es evidente que pertenezco al mejor grupo de corredores de Valladolid y parte del extranjero.

Gracias Pedro Pablo, porque sin ti hoy; me hubiese dejado llevar por mis dolores y mi apatía.

El entreno del sábado en el pinar, esta vez, de Antequera; le tengo que agradecer a Santi y Vicente que con su constancia me llevaron a hacer bien las series.

Y así con todos.

El equipo no cura lesiones pero las minimiza. No fuerza, acompaña y apoya. No menosprecia, anima y motiva para no cejar en el empeño.

Me estoy poniendo demasiado cursi…

Volvamos al principio, que marcó el final de la carrera. Guille y las tres mosqueteras (amiguísimas).

Hablando y disfrutando con Guille, aparecen con sendos bocatas de panceta y refrescantes vasos de cerveza tres soles y sus sonrisas. Guille como es obvio (dada su edad y que una de ellas era su madre) esquiva el arrebato de felicidad de estas tres loquitas y nos deja a los viejos disfrutar del refriguerio.

Pronto animo a calentar a Guille y entre gritos de: ¡No te calientes que queda mucho! y ¡no me grabes más mamá! Guille comienza su carrera y su dedicatoria a Daniel (amigo de su madre y a quien el cross dedica en su memoria la carrera).

Le pide el Garmin a su madre, pero le cedo el mío con gusto. Es como el de su padre y mola más, jeje. Con los nervios de un alevín, anima a los mayores que corren antes y nos deja a su madre y a mí, por un compañero de su edad (inmejorable elección).

Se pone en la línea de salida, en el centro de todos. Observando a todos sus compañeros, nervioso.

Dan la salida a sus dos vueltas con un total de 1400 metros. Pasa la primera vuelta con buena cara y todos le animamos, con un poco más de euforia que al resto. Le tiro unas fotos porque da gusto verle. Al pasar por línea de meta empieza a mirar para atrás.

¡Qué tío! Se ha visto delante y no quiere que le pasen un grupillo de tres que viene pisándole los talones. Debe apretar o el grupillo se desinfla, pero a 200 metros para la llegada les ha sacado una cómoda ventaja que le va a servir para subir al podiúm.

Vaya crack! A eso se llama estrategia de carrera y lo demás tonterías.

Pero lo mejor está por venir. Después de recoger agua, aquarius, bollo y barrita energética (de diez la organización); se para a hablar con su madre y conmigo y nos deja plantados al minuto porque quiere saludar y felicitar al amigo que se echó antes de empezar la carrera.

Dios bendiga a los niños. Supongo que la culpa la tienen sus benditos (en este caso) padres y esos buenos valores que le inculcan día a día.

Luego lo de siempre… las tres amiguisímas como locas a por sopas de ajo y demás delicadezas que la organización nos sirvió tras la carrera y Guille y yo a ver el partido de fútbol de chavales de su edad que se celebraba en las mismas instalaciones esa mañana (con un chocolate y unas sopas de ajo, traídas expresamente por su madre, no sea que nos faltara algo).

Por ir finalizando y resumiendo.

La UTPE es una gran carrera y tengo un gran recuerdo de ella, pero el Cross de Tudela puede que sea una de las mejores en mi palmarés; por los motivos que os he narrado con más ilusión que destreza literaria en las anteriores líneas y porque el año pasado fue igual de especial.

Supongo que el repercusión de una carrera lo valora cada uno por sus experiencias.

Sin más (que se me va de las manos), disfrutad de vuestra semana de entrenos y como dice mi liebre de hoy: ¡A TOL DAR!

Mi más sincero agradecimiento (de corazón) en general a mi equipo Solorunners y en especial a Pedro Pablo.

2018 01 14 La otra crónica

20180114

2018 01 14

La otra crónica. Esa que se debe callar pero que por mi naturaleza, no puedo.

Soy impopular por naturaleza y políticamente incorrecto por respeto al ser humano.

Tanto que se categoriza, que si eres trailero, que si asfaltero, que si maratoniano, que si tal y pascual…

Pongamos las carreras populares en su sitio, los trails en otro, los maratones en otro… (tacha, tacha; eso ya se hace).

Vale, pues categoricemos las carreras, trails, cross PO PU LA RES… ¡Por qué luego hay infartos, decepciones, retiradas, accidentes…!

Está claro que dónde corre Luis Alberto, no puedo correr yo… o por lo menos ese día.

¿Qué no queda claro? Espera que te lo explico mejor yo que soy más de baloncesto y del Barça de fútbol.

En baloncesto hay varias ligas. De todos es conocido la NBA, la ACB… No llegan todos los ACB a la NBA, ni de coña.

¡Venga, más fácil!

El Barça no jugará nunca un partido oficial contra Villamayor de Campos (Zamora). Ni siquiera en otro torneo como la Copa del Rey. Si acaso tienen acceso los de 2ª y 2ªB creo. Pero es muy improbable.

Vale, lo de las carreras (trails, cross… no voy a repetirme) populares no es lo mismo. Es un deporte individual. Es amateur. ¿Qué más? Hay pros, veteranos, amateurs y primerizos… Venga el tenis. Nadal para jugar un torneo tiene un ranking que superar o ser invitado o yo que sé, no sé de tenis… pero difícil será que juegue contra el número 1 de Castilla León; por ejemplo. Hay torneos para unos y para otros.

Pues esto de las carreras igual, joder.

La Ultra del Mont Blanc. ¡Pues ya sabes que es Ultra, y también que es el Mont Blanc! Vale, pues ahí, tienes que acumular unos puntos que consigues en ciertas carreras populares…

¿Cómo que populares señores?

¡Centrémonos!

Vale, si corres alguna de esas carreras que dan puntos para el Mont Blanc… ¿Eso es una manera de categorizarlas?

Sí pero no. Pero es un comienzo y muy bueno y muy aceptado por cierto y que a mí particularmente me gusta.

Pues llevarlo a otras carreras. A todas.

Que mi pueblo quiere crear una nueva carrera, pues se califica y se mete en un baremo.

Fácil, con todos los gadgets tecnológicos que hay ahora para ,desde bajar las escaleras de casa hasta subir al Mont Blanc; creo que es muy fácil.

Pero dejémonos de bonitas, populosas, espectaculares y demás mandangas.

En vez de exigir al corredor popular hacerse un chequeo médico de 100 pavos para no poner en riesgo su salud (que también, en algunas pruebas). Que alguien exija a los que crean eventos populares (me refiero a carreras populares, si hablara de todos los deportes no tendría blog), dícese Ayuntamientos, empresas privadas o quien quiera que sea el responsable; a valorar dentro de un baremo pre-establecido la categoría de su carrerita popular.

Se me ocurren múltiples aspectos… Desde kilometraje y desnivel hasta anchura de la vía o senda por dónde transita, o % de humedad estimado en la fecha acordada… Es facilísimo…

Pero eso no interesa. Interesa más generalizar (globalizar) y que el mayor número de gente pase por el aro (y pague la inscripción) aunque llegue arrastrándose a meta o no llegue.

Por supuesto que todos tenemos nuestra responsabilidad y nuestro sentido común para acceder a unos u otros eventos. Como para acceder al tabaco y las tabacaleras se lo pasan por el forro… Demasiados intereses económicos…

Pues esto IGUALITO…

Lo dicho, supongo que lo podría haber abordado de una manera más seria o más yo que sé…

Pero es mi manera, sino te gusta no lo leas, pero es que me duele pensar que todo acaba en lo mismo, que hasta lo que empieza de una manera altruista se convierte en negocio y se pudre.

Yo seguiré corriendo (si me lo permite mi maltrecho cuerpo) me gusta, me divierte y me llena… pero hay eventos que por “subir de categoría” (esas que no existen) olvidan que el deporte popular no sólo es para superarse sino para iniciarse, para crear conciencia y cultivar el cuerpo en una sociedad sedentaria.

Si estáis en otra liga, decidlo, comunicadlo a voces… como la Ultra del Mont Blanc o los Ironman 70.3. ¡Orgullosos! Pero no hagáis que pasemos de leer el Marca y el As a cruzar el desierto sin agua o subir a la montaña más alta sin prohibir el acceso a determinado grupo de gente (eso incluye desde la funcionaria de 40 tacos que lleva dos años haciendo Zumba y no ha bajado ni la talla de sujetador hasta el ex-jugador de baloncesto senior que lleva 20 años haciendo deporte y sigue pesando ciento y pico kilos).

AVISAD. Y no en vuestras redes sociales, sino en vuestro reglamento. Haceros grandes y cambiar el nombre a élite. Donde sólo unos pocos pueden llegar con talento y entrenamiento.

Dejad a los populares correr para seguir lo más sanos posible y sonreír cada zancada.

Especificad en vuestro reglamento que el que no sude la gota gorda no va a llegar a la meta, no en Facebook o Instagram.

Bueno, me voy a la camita que mañana quiero bajar a entrenar.

Sólo es una reflexión en voz alta, quien tenga oídos que escuche; aunque sé que esto no interesa para nada.

Es mejor una foto sonriendo en la cima del mundo (llamesé esa cima el cerro de San Cristobal nevado y te haya costado sudor y lágrimas) en Facebook a que te llamen (a tus espaldas por supuesto) mediocre o cosas peores por no llegar a hacerlo.

Ala, con dios, buenas noches.

2018 01 14 Supongo que estoy decepcionado en general

IMG-20180114-WA0009
Hoy sí que acabé algo

2018 01 14

Supongo que estoy decepcionado en general.

No creo que estar orgulloso de NO correr una carrera a la que estaba apuntado y a la que he ido a ver la salida, sea motivo de alago para el evento en cuestión.

No soy ninguna estrella del polno… pero vamos, me considero un tipo que está físicamente por encima de la media. No hablo de running, hablo de la vida en general.

Un tipo como yo, (del montón para arriba) ha decidido unilateralmente que no iba a correr hoy la carrera (de cuyo nombre no quiero acordarme) nada más bajar del hotel y pisar la calle. Lo que ayer era nieve hoy era hielo que se resquebrajaba.

Dado el perfil de la carrera, no me parecía idóneo para mi integridad física correr.

Un tipo no demasiado inteligente, con hábitos poco recomendables, orgulloso de su genética y poco dado a pensar las cosas antes de hacerlas… ¡Zas, en toda la boca!

Orgulloso de decir que NO, a un evento que por circunstancias climatológicas adversas debía (bajo mi punto de vista) haber sido suspendido.

Con todas las tecnologías que usamos, previsiones de tiempo, reconocimientos de carrera previos, etc. No han sido capaces de cancelar… ¿Por qué razón? (La sé de sobra, no hace falta que me respondan).

Supongo que la carrera en cuestión, corregidme si me equivoco; es una carrera popular. Y debido a esto hay muchos niveles. Tenemos la suerte de que en algunos eventos como estos, compartimos salida con grandes profesionales o grandísimos amateurs que por su talento y sus entrenamientos son un ejemplo y pueden con todo.

Pero si se pone al alcance de todo el mundo (por ser popular) les habrá más o menos preparados, y como único indicativo del nivel que se requiere para realizar la prueba (en este caso concreto) si te lees su página web (no su reglamento) encuentras su perfil y la hora de corte.

Algo demasiado pueril como para enfrentarse un runner de a pie a este evento en las circunstancias particulares de hoy.

Fui yo, el que antes de ayer dí las gracias a los valientes que andaban balizando el recorrido. Y me arrepiento profundamente.

Entiendo que esta crónica de NO carrera, no guste a muchos. Me da lo mismo. Sólo hablo por mí mismo, es una opinión personal, totalmente criticable y expuesta de manera pública en mi blog personal.

Estoy abierto a sugerencias, pero sin hacer más herida y resumiendo: velar por la integridad física en eventos deportivos populares debe ser lo que prime por encima de todo.

Supongo que mi opinión de hoy se basa firmemente en mi actual situación física y personal (que no es la más idónea). Otro día hablaré de esas circunstancias y cómo influyen a la hora de hacer deporte. Pero tengo mi opinión bien arraigada del deporte amateur desde hace mucho tiempo, no sólo de hoy.

Me alegro de NO haber participado hoy en un evento deportivo que me podía haber afectado para mal tanto mi situación física como personal.

P.D. Viendo las clasificaciones de este año y comparándolas con las del año pasado, la organización del evento me puede quitar la razón. Aunque no salgan en ellas los retirados en carrera. Los cobardes como yo, no tenemos cabida. Repito, me da exactamente igual; es mi opinión.